Translate

viernes, 29 de marzo de 2013

Ingoogueleable

En Suecia, como en Holanda, se publica cada años una lista de neologismos que se incorporan al diccionario de la lengua. Las lenguas escandinavas, al igual que el holandés, están muy abiertas a la incorporación de palabras de otras lenguas. La gran mayoría de estas palabras prestadas provienen del inglés pero no exclusivamente. Por ejemplo, la palabra "tapas" (en plural) ya se ha incorporado al diccionario de la lengua holandesa.

Esta introducción es para comentar esta curiosa noticia: el diccionario de la lengua sueca quería incorporar la palabra "ungoogleable" para definir aquello que "no se puede encontrar con Google o con otro buscador". Y digo quería porque la propuesta se ha tenido que retirar ante la protesta de Google y su amenaza de tomar medidas legales contra la Academia de la Lengua Sueca si no retiraban la segunda parte de la frase: "... u otro buscador".
Los lingüístas suecos han decidido evitar el mogollón que les venía encima y han retirado la propuesta.
El poder de Google es infinito, como ya sabemos todos, pero ni Google es capaz de hacer círculos cuadrados. La realidad del uso de la lengua es que cada vez que un sueco diga "ungoogable" seguirá queriendo decir ... o cualquier otro buscador.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Esperando

Hoy va de estereotipos: ¿es el Sur de Europa irreconciliablemente diferente del Norte de Europa?.

Me lo pregunto porque llevo tantos años viviendo en Holanda, que ya no sé hasta que punto mi extrañeza ante el comportamiento español tiene que ver con los casos aislados o con la cultura.

Pongo un par de ejemplos para ilustrar las diferencias:

- En España se puede hacer una cita por razones tanto informales como de trabajo de un día para otro o el mismo día. - En Holanda solo se puede quedar a semanas vista o incluso meses, tanto con amigos como con relaciones de trabajo.

- En España el multitasking es normal, incluso da la impresión de eficiencia. - En Holanda el multitasking es de malaeducación. Punto.

- En España anular una cita media hora antes parece ser normal o no aparecer en una cita. - En Holanda es impensable.

Esto es lo que voy pensando mientras asimilo el plantón que me acaban de dar.