Translate

martes, 28 de febrero de 2012

El atrevimiento de Andreas Englund

La revista sobre arte y cultura The Ramblas ha publicado este artìculo mío sobre Andreas Englund.

El artista sueco Andreas Englund es el autor de una colección de pinturas con el paradójico título: El héroe envejece . Porque a ver, ¿a quién se le ocurre pintar a un héroe avejentado comiéndose una mandarina en la soledad de su comedor de diseño?.


Las pinturas de Englund son más que una paradoja. Parecen sacadas de un cómic pero no lo son, nos recuerdan una película sin serlo, son tan realistas que podrían ser una foto, si el tema no fuera tan absurdo. Gracias a su maestría técnica su colección El héroe envejece es todo esto y no lo es. Cuando miramos estas grandes telas en las que un superhéroe envejecido con una cara tiernamente humana y real intenta abrir inútilmente un tarro de mermelada (como todos los mortales de más de cincuenta años) nos sorprende porque un superhéroe decrépito es intrínsicamente imposible. La originalidad en Englund radica en la frescura y el aplomo con el que transgrede disciplinas y estereotipos.


Englund trabaja como director artístico, y como tal, sabe lo importante que es la narración. Si miramos la colección en su totalidad vemos como la decrepitud se van manifestando en cada aspecto nimio de la vida de nuestro superhéroe. Cada cuadro individualmente cuenta también la historia: nuestro superhéroe envejece y se enfrenta con las mismas limitaciones con las que nos enfrentamos todos los humanos. El talento de Englund está en la visualización de estas limitaciones llevándolas al detalle. Por ejemplo, cuando vemos que al superhéroe se le ha caído la bolsa de la compra y se le han roto los prosaicos huevos justo antes de entrar el supercoche en plan Batmóvil. Son estos detalles tan realistas lo que nos hace sonreír y sentir empatía por el héroe en apuros.

En una entrevista Andreas Englund menciona como sus maestros a Anders Zorn, Edward Hopper y Simon Bisley. Se entiende que admire a estos grandes creadores y que se haya inspirado en ellos. Sin embargo, la obra de Englund tiene algo más, algo que la hace muy personal, muy Englund.
Reconozco en Englund la ambición por llegar a la perfección técnica de Anders Zorn y veo que comparte su fascinación por el cuerpo humano. Reconozco el baño de soledad en el que Hopper tan poéticamente sumergía a su obra figurativa. Y también reconozco la estética cómic robusta y dinámica de Simon Bisley. Lo que no veo en estas fuentes de inspiración de Englund es el humor, este humor que caracteriza su obra y que casi la frivoliza, digo casi, porque su técnica es tan perfecta que a pesar de divertirnos también nos hace sentir compasión y empatía por la decrepitud del héroe.

Andreas Englund va a exponer su colección este año en Los Angeles. No me extraña, su narrativa recuerda más las películas americanas que la pintura. En realidad, es esta combinación la que hace su obra tan atractiva. Esperemos que podamos verla también alguna vez en Europa.

De momento nos tenemos que conformar con ver su obra por internet. Tiene una página en Facebook en la que podemos seguir sus exposiciones

domingo, 19 de febrero de 2012

El suicidio holandés de Anil Ramdas


Foto de Anil Ramdas en el artículo del NRC Handelsblad

Este fin de semana el accidente del príncipe Friso mientras esquiaba ha dominado los periódicos. Un príncipe víctima de un alud es una noticia espectacular, cierto. Desafortunadamente esta noticia ha eclipsado la noticia de la muerte de Anil Ramdas que se ha suicidado el mismo día de su 54 cumpleaños. Este suicidio ha sido inesperado.
Quiero escribir sobre Anil Ramdas por tres razones. Primero, porque me cuesta entender qué mueve a alguien de mi edad a acabar con su vida, segundo, para salvarle del olvido en español (ninguna de sus obras ha sido traducida) y tercero porque estoy segura que este suicidio va a levantar controversia en las próximas semanas y meses. Su suicido se va a convertir en política.

Me explico.

Ramdas era un periodista y escritor holandés, nacido en Surinam, de etnia india, dato importante en un país dividido en razas y religiones. Conoció sus época de mayor éxito en los años 90. Representaba el emigrante intelectual, del tipo necesitaba la sociedad holandesa para mostrar su cara más progresista. Era culto, ingenioso, crítico y diferente. Era la época del auge de la corrección política, de la multicultariladad, el cosmopolitismo y la tolerancia. Anil Ramdas hizo programas de televisión de éxito escribió libros y publicó en periódicos de prestigio como el Groene Amsterdamer y el NRC Handelsblad. Fue corresponsal en la India de este periódico. Fue en estos años que desarrolló su estilo, muy inspirado en V.S. Naipaul. Era el intelectual ideal para demostrar que en Holanda todas las culturas valían lo mismo.

Ramdas tenía éxito por lo que hacía y a la vez por lo que era. Hasta que llegó Pim Fortuyn.
Pim Fortuyn llegó como una revolución al panorama político holandés. En su meteórica carrera (le asesinaron en el 2002), larrancó prácticamente de las manos de los partidos de izquierda el cosmopolitismo y se lo pasó a la derecha. En cuestión de meses el clima político cambió radicalmente. Los partidos liberales y de derechas se erigieron como los defensores del liberalismo occidental. La multiculturalidad pasó a ser palabra soez.

Anil Ramdas, como uno de los más visibles representantes del intelectual multicultural dejó de ser interesante en cuestión de meses. Siguió trabajando en televisión, como conferenciante, periodista pero ya a la defensiva. Su último encontronazo con un revisor de tren que gritaba a una mujer que llevaba un chádor, le llevó a pasar una noche en la cárcel. Ramdas le gritó al revisor: - Quién te crees que eres, ¿Geert Wilders?.-
La referencia a Geert Wilders, el líder de la extremaderecha abiertamente antimulticultural y radicalmente liberal indignó al revisor. En lugar de verse apoyado por su exabrupto, otros escritores y periodistas militantes de izquierda tuvieron furibundos debates con Anil Ramdas por su actitud intolerante. Según ellos estigmatizaba a los votantes de Wilders como palurdos y catetos, solo porque no pensaban como él. Es otras palabras, Ramdas pasó, en cuestión de un par de años, de ser el niño mimado a ser el niño rebelde.
El año pasado publicó un libro semi-autobiográfico llamado Badal, sobre un intelectual del Surinam que llega al éxito y al fracaso en Holanda, se arroja a la bebida y al final se suicida. No tuvo mucho éxito.

El viernes, cuando los periódicos se hicieron eco de su muerte voluntaria, no se oyeron las voces críticas. Pero no creo que dure demasiado hasta que el debate de la muerte de Anil pase a ser un debate político. El dedo va a señalar a la derecha y la derecha va a celebrar el funeral del multiculturalismo como visión política.

lunes, 13 de febrero de 2012

Entrevista con Eugenia Codina

Me han entrevistado para Boolino, un blog dedicado a fomentar la lectura entre los niños y los jóvenes. El tema de la entrevista es el estado de la enseñanza de la lectura en la actualidad.

Si haces click aquí, puedes leer la entrevista.

martes, 7 de febrero de 2012

Tapies

¿Soy yo la única a la que no le gusta Tapies?

domingo, 5 de febrero de 2012

Michelle Obama hace más que flexiones

Este vídeo me parece extraordinario por varias razones. Rompe un puñado de estereotipos en dos minutos.
En el vídeo se ve a Michelle Obama haciendo push-ups durante un programa de televisión. Cualquiera que haya intentando hacer estas flexiones sabe el esfuerzo y constancia que exige poder hacerlo 25 veces. A mi juicio, Michelle Obama demuestra con esta exhibición, obviamente preparada y ensayada, que con esfuerzo y trabajo se puede tener éxito en la vida. Un mensaje que escasea en un mundo donde impera la ley del mínimo esfuerzo.
En segundo lugar, haciendo estas flexiones Michelle Obama muestra que tiene fuerza física, hasta ahora una las cualidades que menos se exigía a una mujer. Sin embargo, esta demostración de fuerza la hace más atractiva y segura de sí misma.

La cosa no termina aquí porque su anfitriona, la presentadora Ellen DeGeneres, es una mujer que se declara abiertamente lesbiana. En este fragmento, además, proclama que tiene 54 años, algo extraordinario en el mundo del espectáculo en el que las mujeres sobreviven pasados los cuarenta a base de cirugía plástica.
Es decir que aquí se están exhibiendo dos mujeres fuertes, con voluntad, valientes e independientes.

Estas mujeres no son floreros.

No me funciona

Desde hace unas semanas mi blog no funciona como es debido. No consigo entrar en Blogger y no me suben las fotos.

Pido paciencia a mis millones de lectores.