Translate

viernes, 30 de diciembre de 2011

Perejaume sabe hacer de todo

Exposición de Perejaume en la Pedrera

Aprovecho que estoy en Barcelona para visitar la exposición en La Pedrera.
Hasta febrero del 2012 hay una exposición del, llamésmole artista, Perejaume. Le llamamos artista aunque le podríamos llamar creador ya que Perejaume crea artefactos de todo tipo para enviar su mensaje: hay fotos, pinturas, collages, vídeos, instalaciones, dibujos y poemas. Este hombre sabe hacer de todo.

Lo que en otro artista podría llevar a cierta falta de foco y dispersión, en el caso de Perejaume es una muestra de coherencia. Los medios que usa son variados pero la voz del autor es clara y contudente. La sensación que prevalece cuando se va paseando de una sala a otra es de diversión y de reto intelectual.

Por fin un autor que es capaz de mirar la vida con humor, a la manera de los surrealistas y los dadaístas. Eso sí,con un humor irónico y socarrón, por favor, que no se pierda nadie el vídeo Cant dels Ocells tocado en una sola nota.
Además de mirarse el mundo con cierta ironía cariñosa, Perejaume intelectualiza el arte porque apela a la razón más que a la emoción. Muchas de sus obras son casi jeroglíficos y poemas en clave. Es una forma de arte racional en la que la palabra, el título de la obra, forma parte del significado.
Otras obras retan al espectador usando combinaciones de arte figurativo para dar un mensaje abstracto.

Qué bien ver la obra de un artista que sabe lo qué quiere decir, sabe cómo decirlo y no me usa a mí, el espectador, para experimentar. Qué alivio.

En fin, que no se pierda nadie esta exposición que además de ser gratis, está ubicada en uno de los lugares más bonitos de Barcelona.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Navidades catalanas



Rambla de Catalunya, 25 de diciembre 2011, Barcelona

viernes, 21 de octubre de 2011

Investigación contra el cáncer con swing

La investigación para llegar a una cura contra el cáncer sigue su curso. Este es un vídeo muy simpático para recoger fondos.


jueves, 6 de octubre de 2011

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La desaparición de Michel Houellabecq



Otra vez estas sincronicidades literarias. Estoy leyendo El mapa y el territorio de Michel Houellebecq y al abrir el periódico esta mañana me encuentro con la noticia de su desaparición.
Houellebecq que está en Holanda promocionando su novela, el último el Premio Goncourt, no ha hecho acto de presencia en las entrevistas que tenía apalabradas. En otras palabras: Houellabecq ha desaparecido.

El mapa y el territorio es un libro que trata sobre arte, sobre la pérdida de las profesiones artesanas y de manufacturación, sobre la muerte, sobre la forma de vida del mundo occidental de la abundancia y la decadencia.
En una filigrana narrativa, uno de los personajes es un escritor llamado Michel Houellabecq, un asombroso ejercicio de estilo y de buenhacer literario. Este personaje desaparece de la historia en un momento dado (no cuento más para no estropear la lectura a los que no lo han leído aún), lo cual hace temer lo peor para el misteriosamente desaparecido escritor en Amsterdam.

En la narración se lamente de la desaparición de las profesiones pero él mismo, Houellebecq se perfila en esta novela como un artesano de la escritura, un profesional en manufacturar literatura, palabra a palabra, renglón a renglón. En el libro entrelaza narración con reflexiones filosóficas y con conocimientos de historia. Leer este libro es un placer.

martes, 13 de septiembre de 2011

When the cows go marching in...

Cuándo un pájaro canta: ¿está haciendo música? ¿ Y cuándo una vaca hace "muuuu"?

En cualquier caso, a estas vacas francesas les gusta el jazz americano.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Bar-cel-ona

He pasado unos días en mi querida Barcelona. Una estancia en mi ciudad natal significa ver a mi familia, mis viejos amigos y apretar el botón de los recuerdos. Con paciencia y Facebook he logrado ir haciendo amigos nuevos y reestablecer viejos contactos. Gracias a las nuevas tecnologías volver a
Barcelona no es solo un ejercicio de nostalgia sino una fuente de descubrimientos y ¨puesnomehabíafijadonuncantes¨.

Las redes sociales han convertido la emigración en una experiencia que no exige la renuncia a los contactos sociales tal como ocurría tradicionalmente. El contacto con la lengua, los amigos, y con los temas que ocupan a un país es posible, incluso puede ser constante.

Las redes sociales no son buenas para la integración en un país. Al contrario, convierten la ciudadanía en aleatoria.

El mestizaje ha llegado.

jueves, 25 de agosto de 2011

El castaño de Ana Frank revive



El 23 de agosto del 2010
el castaño de Ana Frank sucumbió a una de estas inevitables tormentas de verano. El arbol ya estaba muy enfermo a causa de un hongo que lo había invadido totalmente. El ayuntamiento de Amsterdam había querido talarlo pero la protesta popular fue tal que se optó por conservar lo que quedaba del árbol sosteniéndolo con un armazón de hierro. El 23 de agosto del año pasado el armazón no fue suficiente para proteger el castaño del viento huracanado.

El castaño se había convertido en un símbolo del Holocausto de los judíos holandeses. En su diario, Ana Frank menciona varias veces el árbol que puede ver desde la ventana de su escondite. Literariamente es la metáfora de la libertad que le es negada debido al enclaustramiento al que se ve obligada para sobrevivir.

Cuando la enfermedad del castaño de 200 años era irreversible, esquejes y frutos del árbol se plantaron en otros países. En España se encuentran esquejes en en Madrid y Valencia.


Un año más tarde, el 23 de agosto del 2011, hace dos días, los periódicos holandeses daban la esperanzadora noticia de que estaban creciendo brotes del tronco. Si siguen creciendo con esta energía, podría nacer un nuevo castaño del anciano derribado, un castaño que podría vivir otros 200 años.

No sé, me ha parecido una noticia poética y, por tanto, digna de mención.

domingo, 21 de agosto de 2011

Tranquilidad en las librerías de Londres

Desde Bishop´s Park, en el londinense barrio de Fullham

La noticia es lo que NO ha pasado. Leo en los periódicos que el descarado pillaje de las tiendas londinenses NO ha afectado a las librerías. Los libreros se preguntan si es que a los manifestantes no les gusta leer, o ya lo han leído todo, o es que, posiblemente, ya solo leen libros electrónicos con su Kindle o su Ipad.

Esto explica porque las tiendas de electrónica fueron las más damnificadas.

sábado, 20 de agosto de 2011

Sincronicidad Wallander

Estoy leyendo La quinta mujer del escritor sueco Henning Mankell. Es una de las aventuras del sombrío y reservado inspector de policía Kurt Wallander de la muy escandinava ciudad de Ystad.

Me levanto a hacerme un café cuando, a través de mi ventana veo un Volvo Polis, un coche de la policía sueca, aparcado delante de mi casa.

¿Qué hace un antiguo coche de la policía sueca en Rótterdam?, ¿Y por qué aparca en mi aburrido barrio mientras me sumerjo en las peripecias del pesimista inspector escandinavo?


Esas cosas de la sincronicidad.



jueves, 18 de agosto de 2011

El maestro Pla

El viejo maestro sigue inspirando y enseñando a los escritores jóvenes.
Al menos así lo pude apreciar cuando visité el monumento a Josep Pla en Girona este verano.

martes, 16 de agosto de 2011

El método científico del rijsttafel


Kam Sang en Hillegersberg

Este fin de semana estuve estuve cenando con unos amigos en un restaurante chino, cerca de mi casa, que está francamente bien. En Holanda los restaurantes chinos se caracterizan por ofrecer además de la comida cantonesa, la cocina indonesia que es muy popular por razones históricas y excoloniales. En el menú siempre se encuentra rijsttafel, que literalmente quiere decir mesa de arroz. El rijsttafel es una combinación de muchos miniplatos distintos que se sirven todos a la vez. Es una forma de comer festiva e ideal para los indecisos que no saben que pedir cuando van al restaurante chino.

Con un té chino todo sabe mejor.

Durante la comida, con muchos productos exóticos y formas de cocción inusuales, surgió el tema de la alimentación y el cáncer. Uno de mis amigos había oído casos de pacientes que habían ido a ciertos médicos naturistas. Otro me habló de una conocida que decía haberse curado a sí misma con suplementos vitamínicos y zumo de limón. Todos los comensales daban por sentado que una alimentación sana y una actitud positiva hacia la vida era uno de los mejores remedios contra el cáncer.

Nada que ver con las opiniones de los médicos que me han atendido. Una de mis grandes frustraciones, cuando me diagnosticaron el cáncer de mama, fue que yo creía seguir un vida sana y equilibrada. Como la mayoría de las mujeres de mi edad que sabe leer e informarse, cuidaba la alimentación, hacía ejercicio, tomaba suplementos vitamínicos, no fumaba y dormía mis horas. Mis preguntas al cirujano, oncólogo y radiólogo sobre las causas del cáncer o sobre la influencia de la dieta solo han recibido como respuesta caras de besugo y vagas nociones como, ¨pues mire, el sobrepeso puede ser un factor, o el alcohol, pero tampoco los sabemos seguro¨. Que no es seguro lo deduje por mí misma al ver en la sala de quimioterapia donde me tratan no pocas mujeres con su chador, es decir musulmanas ortodoxas que no consumen alcohol.

Durante este año de tratamiento he llegado a la conclusión de que todo el mundo ¨sabe¨ de qué viene el cáncer y cómo se cura excepto los médicos. Estos aplican el método científico y se guían por protocolos basados en estadísticas que van adaptando según van apareciendo resultados nuevos. O sea, nada de curas milagrosas y rápidas.

Los restaurantes chinos normalmente tienen una sección de servicio a domicilio o para llevar a casa

Cual no sería mi sorpresa, cuando de pleno en esta conversación vi llegar al oncólogo que me lleva, el cual evidentemente vive en el barrio, en su bicicleta. Aparcó a la puerta del restaurante, se dirigió a la barra y pidió un rijsttafel (completa, con todo) para llevarse a casa. Al cabo de diez minutos se marchaba con dos abultadas bolsas de exóticos productos colgando del manillar de la bici.

Deduje que si el oncólogo consideraba el rijsttafel una buena alimentaciòn para su prole, también lo era para mí.

domingo, 24 de julio de 2011

Escribir, pero con qué


Después de pensármelo tres semanas he decidido seguir escribiendo como hasta ahora. Siguiendo el momento y la vida tal como va apareciendo.

Voy a seguir usando la combinación de bolígrafo y ordenador. O dicho de otra forma, la combinación de analógico y digital. Uso el bolígrafo para apuntar todo lo que se me ocurre en cualquier papel que tenga a mano. Es útil, primero, para no olvidar las ideas que cruzan mi mente, y segundo, para ejercer la memoria: paso ratos llenos de dinamismo buscando el maldito papel donde apunté mi última idea bombilla.
Para escribir textos largos prefiero el teclado del ordenador. A mis veinte años hice un curso de mecanografía que ha resultado ser a la larga una de las mejores inversiones de mi vida. Gracias a que puedo escribir con diez dedos puedo concentrarme en la pantalla sin mirar al teclado, y esto me permite profundizar en el contenido de lo que escribo. Estoy tan satisfecha con mi habilidad que voy a abogar públicamente a partir de ahora por la inclusión del aprendizaje de mecanografía en las escuelas como una de las destrezas básicas


Como la tecnología de la información ha avanzado a pasos agigantados los últimos cinco años (larga vida a Steve Jobs, lo digo en serio) yo también me he pasado a la tableta.
Hace casi un año uso el IPad. Hasta ahora me parece más útil para consumir que para producir. Me cuesta escribir con las dos manos en la pantalla táctil. La parte positiva de la tableta es, en mi caso particular, la facilidad con la que el teclado cambia de idioma. Es muy fácil pasar del español, al holandés, al inglés y al catalán con su correspondiente corrector ortográfico. Para alguien que usa varias lenguas en la vida diaria es el aparato ideal.
La otra gran atracción del IPad es lo bien que va para leer textos para gafarias como yo. Se puede aumentar la letra con tal facilidad que me siento casi Harry Potter.
Un pequeño inconveniente de la pantalla digital es que, si no se pasa la gamucita regularmente, se convierte en todo un documental de lo que uno ha comido y ha tocado durante el día.

Me pongo a escribir.

sábado, 25 de junio de 2011

Me retiro


a mi palacio de invierno a pensar.

Como habrán notado mis miles de lectores, este año he escrito poco. Los medicamentos que me han dado han mermado mi capacidad de concentración y de producción. Voy a aprovechar mi letargia para pensar en la renovación del blog.

Se admiten sugerencias.

Me doy tres semanas de tiempo. Hasta entonces.

domingo, 19 de junio de 2011

viernes, 10 de junio de 2011

Ruido a nivel barcelonés



Hay obras en mi calle. Están renovando el alcantarillado y la línea del gas. El ruido es constante entre las 7 y las 5 de la tarde. A veces es atronador.

Hoy era atronador. Mi marido me ha dicho: - Esto parece Barcelona.

sábado, 4 de junio de 2011

Palomas

Los habitantes fijos de la plaza de Cataluña no son los indignados sino las palomas, tal como atestiguan el estado en que se encuentran las clásicas estatuas que la enmarcan.
Ayer vi un programa llamado Taking on Tyson. Es un reality show que sigue al ex-boxeador en su nueva andadura profesional. El programa se subtitula For the love of pigeons, es decir por amor a las palomas.
El programa es, sorprendentemente, conmovedor. Digo sorprendentemente porque el currículo de MikeTyson, ex-campeón de pesos pesados, es para asustar a cualquiera: fue condenado a prisión por violación, durante un combate arrancó de un mordisco media oreja a otro púgil y en otra ocasión amenazó con comerse a los hijos de su rival. Vaya peluche.
En este extraño programa Tyson se revela como un urbanita que ha crecido entre palomas. Actualmente el ex-boxeador se dedica a entrenar a palomas mensajeras. Tyson cuenta que su carrera como boxeador empezó porque los gangs que controlaban las calles le intentaron robar las palomas que criaba de pequeño. Fue para aprender a defenderlas que empezó a entrenarse en el gimnasio del barrio.
En este vídeo (está en inglés) se puede ver el cariño con que la fiera habla de su paloma favorita. Solo le podemos entender los que hemos crecido entre el asfalto y consideramos las palomas como pájaros, no como ratas con alas como las ve el resto del mundo.
De alguna forma me solidarizo con el vínculo que Tyson siente con las palomas. Yo le entiendo. La razón es que yo no nací en Brooklyn sino en Barcelona, una de las ciudades con el mayor censo de palomas del mundo. Según los últimos cálculos que datan del 2006, unas 250.000 palomas sobrevuelan el cielo barcelonés.

Palomas en un arbol cerca de la Plaça del Diamant, en Gràcia.

Con estos antecedentes no es raro que la novela más vendida y más traducida sobre Barcelona, al menos hasta hace poco, fuera La plaça del Diamant, de Mercé Rodoreda. La protagonista, Natalia, tiene una relación de amor-odio con las palomas que culmina en el exterminio del palomar que le ha ido invadiendo la casa. Es significativo que en casi todas las traducciones el libro se titula Colometa.

La Font dels Putis de la Plaza de Cataluña parece más bien un baño público para las palomas.

Uno de los lugares favoritos de las palomas es la, ahora tan famosa, Plaza de Cataluña. Yo me siento muy unida a esta plaza porque era el lugar de recreo para los niños que vivíamos en los apartamentos de esta zona de Barcelona. En la amplía superficie de la plaza se podía correr, saltar y hacer el avión. Uno de mis juegos preferidos era conseguir que las palomas que se aglomeraban en cantidades hitchkonianas emprendieran el vuelo con el mero poder de mis brazos moviéndose. Las palomas volaban con una agilidad y rapidez que, aunque el juego se repitiera cien veces, no dejaba cada vez de sorprenderme.
Como nativa urbanita, mis conocimientos prácticos de la fauna se limitaban a las hormigas que campaban por sus respetos en los pisos barceloneses. Y aunque no me gustaran porque había demasiadas y se cagaban en todas partes, mis recuerdos de la infancia están llenos de palomas.

Así que me quedé embobada siguiendo las aventuras de este inverosímil Colomet de Brooklyn con el que comparto paisaje sentimental. Quién me lo iba a decir.

viernes, 3 de junio de 2011

Tecnología y naturaleza


Paseo esta mañana por el parque de mi barrio. Como se puede ver, estamos en Holanda tal como atestigua el molino de viento.

En los márgenes del camino hay una explosión de margaritas.

He pensado primero: -Voy a coger unas cuantas para hacer un ramo-.

He pensado segundo: - Mejor hago fotos con el móvil-.



Lo cual demuestra que las nuevas tecnologías son las mejores amigas de la naturaleza.

jueves, 26 de mayo de 2011

Binomio bicicleta/tranvía: atemporal y transnacional.


Una película de Barcelona tomada en 1908. La cámara está en el tranvía. Llama la atención la cantidad de bicicletas que circulaban por la ciudad a principios de siglo. Como bien sabe los holandeses la combinación de vías de tranvía con bicicletas puede ser letal. Los barceloneses de principio de siglo lo sabían a tenor de esta filmación. Aunque parezca que estén jugando lo que hacen es cruzar las vías en diagonal para que la bicicleta no quede atrancada en los raíles.

Igualito, igualico que en Holanda actualmente. Todo esto para gran irritación de los conductores de tranvía de Rotterdam y Amsterdam, claro.

domingo, 22 de mayo de 2011

Open Doors, edificio artístico en Barcelona


Isabel Koopman muestra su estudio el martes 24 de mayo


LETS´ART

Calle Roger, número 25
Barcelona
(Metro Badal)

Martes, 24 de Mayo de 17:00 a 22:00 hr.

Catorce artistas contemporáneos que trabajan la pintura, la escultura,
la música y el vidrio abren sus puertas a Barcelona para presentar su obra
emergente, trabajada con diferentes técnicas artísticas que van desde
la utilización de sprays cósmicos hasta el transporte de pintura en
aluminio, madera, piedra y la utilización de vendajes y cuerdas en la pintura
matérica.

- Manel J. García, Mony Núñez, Neus Relat, Núria Carreras e Imma
Moraño,
Escultores (espacio 6º Izquierda)
- Eduardo Pérez-Cabrero, Pintor-Escultor (espacio 5-C)
- Alberto Marcé, Artista en el vidrio (espacio 5-D)
- Marcel Graell, Productor Musical (espacio 4-A)
- Isabel Koopman, Pintora (espacio 2-B)
- Artur Sender, Pintor (espacio 2-C)
- Joan Carles Santamaría, Productor Musical (espacio 2-D)
- Alfredo Sánchez y Begoña Uriarte, Escultores (espacio 1-A)
- Domingo Rey, Músico y bailarín de Tango (Bajos)

A las 20:00h actuación de dos bailarines de Tango en la
planta baja, con presencia de obras representativas de todos los artistas.

Durante la Jornada “Let’s Art” el visitante podrá entrar en los
estudios decada uno de los siguientes artistas de este colectivo y conocer tanto
al creador/a, como su filosofía de trabajo y su obra.

sábado, 23 de abril de 2011

Local y global


Cómo me gusta esto de la Unión Europea. Ha convertido el viaje entre Barcelona y Rótterdam en una experiencia cómoda y sin complicaciones logísticas. Casi no tengo tiempo a adaptarme al cambio de país porque en dos horas paso del sur al norte de Europa.



Me llevo conmigo el libro que me ha regalado mi padre para Sant Jordi. La rapidez del cambio es tal que a veces no me acuerdo en qué lengua he estado leyendo durante el viaje. Sé que he entendido lo que he leído pero en qué lengua....



Lo mismo me ocurre con los aeropuertos. Se parecen tanto entre sí que tengo que pensar dos veces para recordar si esta silla pertenece al aeropuerto del Prat o al de Zestienhoven.

Me voy pensando en aquella cita: Hay que ser local para ser global.

lunes, 4 de abril de 2011

Taxistas

Driving Miss Eugenia

Durante cinco semanas he ido diariamente a radioterapia a un hospital en el otro extremo de la ciudad. Afortunadamente el seguro me pagaba un taxi que me llevaba hasta el hospital, me esperaba durante los veinte minutos que duraba toda la operación y me volvía a dejar en casa.
La compañía de taxi que me llevaba arriba y abajo estaba especializada en el transporte de pacientes (diálisis, oncología, etc), escolares de enseñanza especial, jóvenes en casas tuteladas y drogadictos en rehabilitación.

Gracias a estos conductores que me han venido a recoger y a buscarme cada día, la experiencia se ha hecho muy llevadera e incluso agradable. Gracias a ellos he aprendido a ver la ciudad con otros ojos.

El taxista que ha venido a buscarme más veces es Sailesh. Sailesh originario de Surinam ( anteriormente conocido como la Guayana holandesa), era de la etnia india. En Surinam conviven tres grupos étnicos muy diferenciados: el de origen indio, el chino y el africano. El país también está dividido en religiones: hinduísmo, cristianismo e islamismo amén de las religiones africanas. Surinam es independiente de Holanda desde 1975. Hay muchos surinameses que aún tienen la nacionalidad holandesa y emigran a Holanda.
No son pocos los holandeses que siguen considerando como una gran pifia histórica que la Compañía de las Indias intercambiara New Amsterdam (ahora Nueva York) con los ingleses por la Guayana porque esta última tenía más café. Si no hubiera sido así, ahora se hablaría holandés en Nueva York.

Sailesh, pues, como tantos otros surinameses, llegó de pequeño a Holanda. Primero vivió en el norte del país en Frisia, donde tiene un primo que calza siempre zuecos, me contaba, incluso para conducir. Luego vivió en el sur de Holanda, en Tilburg. De su permanencia allí, le quedó una especial simpatía por la forma de vida más relajada de los católicos del sur que por los protestantes del norte. Es comprensible porque Sailesh era espontáneo y muy parlanchín. Durante los tres cuartos de hora que duraba el viaje, me contaba detalles interesantes de la ciudad e historias de los niños que transportaba. Su cháchara seguía alegremente durante los inevitables atascos que se forman al cruzar cualquiera de los puentes que unen el norte y el sur de la ciudad. Porque Sailesh, nunca, nunca se ponía nervioso. Algo que lo convertía en el taxista ideal cuando uno va al hospital.


Los atascos de tráfico empiezan ya a las tres de la tarde aunque la gran mayoría de los holandeses trabaje hasta al menos las cinco.


Practicaba algunas de las costumbres del hinduísmo pero sin demasiado entusiasmo o conocimiento de causa. Tiene una relación muy vaga con la religión. Su identidad estaba más basada en la raza que en la creencia. Me hablaba de otros surinameses de ¨su raza¨ para distinguirlos de los negros africanos o los chinos y javaneses. Aunque fuera muy racial, Sailesh se sentía sobre todo holandés. Sus preferencias culinarias estaban muy lejos de los picantes y los especiados indios, el prefería la comida tradicional holandesa: patata con verdura y carne. Tanto es así que gracias a Sailesh descubrí el único restaurante de especialidades holandesas de la ciudad, Oma kookt (La abuela cocina). Es dificilísimo encontrar un restaurante de comida tradicional porque los holandeses no se sienten nada orgullosos de su cocina. Cuando salen a comer fuera lo último que quieren es el potaje de mamá.


Oma kookt se encuentra el en Breeplein en Rotterdam Zuid, cerca del hospital Daniel den Hoed.

Algunos días vino a buscarme Rishma, también hindostana del Surinam. Rishma simpatizaba conmigo porque ella misma tuvo un tumor cerebral que le habían operado cinco años antes. Se encontraba muy bien y recuperada. Solo había conservado de la experiencia la costumbre de rezar a Shiva una vez a la semana y ayunar para dar las gracias por su recuperación. Por lo demás, Rishma conducía a una velocidad de vértigo. No soportaba los atascos, y en vez de asumirlos, buscaba rutas inusuales para evitar quedarse parada. Así he hecho mucho turismo en la ciudad de Rótterdam. Me he visto las callejuelas más recónditas y las plazuelas sin rotonda. A veces Rishma me decía: -No mire, señora Codina- para evitar que fuera testigo ocular de su onortodoxa forma de conducir.

El Erasmusbrug es el más nuevo de los cuatro puentes que unen el norte y el sur de Rótterdam.

Los días que tenía hora antes de las nueve de la mañana venía a buscarme Johny porque Sailesh y Rishma tenían transporte escolar. Johnny, que se llamaba en realidad Joao, era de padres caboverdianos, una isla africana portuguesa. Rótterdam es una de las ciudades con más emigrantes de Cabo Verde. La razón es que los isleños emigran preferentemente a ciudades con puerto como Rótterdam, Nueva York o Hamburgo.
Joao llevaba un peinado parecido a Rijkard, rapado por detrás y con los rizos en la parte superior de la cabeza, lo cual le daba un aspecto exótico y juvenil. Pero ya tenía treinta y siete años y estaba muy insatisfecho porque con su sueldo de milieurista no podía salir adelante y formar una familia. Lo que le gustaba más de su trabajo es que podía conducir un Mercedes, también para uso personal, en lugar de una forguneta como Rishma y Sailesh. Johnny dejó el taxi a la tercera semana de mi tratamiento para ponerse a estudiar de ingeniero electrónico. Con gran dolor de su corazón por tener que dejar el Mercedes...

El Konininginebrug es el más antiguo y el favorito de Rishma para evitar los atascos.

Al marcharse Johnny, me vino a buscar Andy. Un mal divorcio le había dejado sin un duro y con una depresión. Había perdido su trabajo en el mundo de la publicidad y, después de estar un año en el paro, había decidido coger el taxi para salir de casa. El resto del tiempo lo dedicaba a buscar información sobre la Rótterdam de antes de la guerra y sobre sus apellidos. Su familia era judía. Todos los miembros habían desaparecido durante las deportaciones del año 1942. Su madre había sobrevivido escondiéndose en casa de unos amigos. Ella sobrevivió pero no quiso nunca más hablar del pasado o de los orígenes de la familia. La consecuncia fue que Andy creció en total silencio sobre su identidad judìa. Recordaba haber llevado un kepel de pequeño y que había un candelabro de siete brazos en casa. Ahora, casi a los sesenta años, se dedicaba a buscar el origen del apellido de su madre en los archivos de la ciudad. Se dedica a coleccionar y a buscar fotos de como era Rotterdam antes del bombardeo del 14 de mayo de 1942. Cuando pasábamos por el barrio Haagseveer, una zona ahora céntrica y bien equipada, me contaba que su familia había vivido allí antes de la guerra en lo que, entonces, era prácticamente un barrio de barracas. Ahora en este lugar hay un monumento al cantante Louis Davids, un crooner judío que murió en el 1939.
En esta foto de mi archivo se ve el monumento a Louis Davids en el Zandstraat que antes de la guerra era un barrio donde vivían muchas familias judías.


Las historias que me contaron y que se entreveían eran tantas y tan variadas que no puedo contarlas aquí. Me las reservo para revertirlas en ficción cuando escriba mi gran novela.

lunes, 28 de marzo de 2011

Mujeres



Estoy tendida en la camilla del aparato de radiación.

El personal de radioaterapia me ayuda a colocarme bien. Es un trabajo milimétrico y de precisión. Para este fin me han tatuado varios puntos en el torso que hacen de coordinadas, de forma que el haz de luz caiga exclusivamente en el cuadrante que hay que tratar. Una vez estoy en la posición adecuada no puedo moverme hasta que termine la sesión.

Tengo una enfermera a mi derecha y un enfermero a la izquierda. Hablan entre ellos. Me colocan. La enfermera tiene la cara seria, me mira con gravedad. Me mira otra vez. Me mira fijamente. Me está empezando a alarmar. ¿Habrá visto algo preocupante en la zona a radiar?.

Entonces se le rompe la cara seria y me dice: - Perdone que la mire tan fijamente pero es que me encanta la sombra de ojos que lleva. ¿Qué marca es?-

La hubiera podido besar.

sábado, 26 de marzo de 2011

Médicos

Patos, conscientes de ser patos, nadando tranquilamente en el Bergse Plas

Dedicado a todos los que, viéndose de repente sumergidos en el mundo de la sanidad, tienen que aprender a entender la lógica médica.



Van cuatro médicos a cazar patos. El primer médico, un psiquiatra, va delante.

De entre los matorrales sale volando un pato. El psiquiatra apunta y dice:
- Tiene aspecto de pato, pero... habría que ver cómo sobrelleva el pato la carga de ser pato y si en verdad es su deseo ser pato. Porque de lo contrario, a pesar de tener aspecto de pato, no debiera ser considerado pato.
A esta altura el pato ya estaba muy lejos para dispararle.
- Mejor dejáme a mí - dice otro de los médicos, un clínico.

Y siguen caminando cuando nuevamente un pato levanta vuelo.
El clínico apunta y dice:
- Tiene cola de pato... tiene pico de pato... tiene alas de pato... y vuela como un pato, por ende ha de ser un pato.
Pero ya el pato se encontraba fuera del alcance del arma.

-!El próximo pato es mío! - reclama, harto de tanta estupidez, el tercer médico, un cirujano.
Todos siguen caminando y algo, que nadie alcanza a ver qué es, sale de entre los juncos. Rápidamente el cirujano apunta y dispara certeramente sobre el ave.
Todos se quedan mirando:
- Pero... ¿era un pato? - le preguntan.
- No sé, que lo vea el patólogo.

Va el patólogo, el cuarto integrante del grupo, a buscar el animal muerto.
Al rato vuelve con un hermoso pato colgando de su mano. Todos le preguntan:
- ¿Y... es un pato?
- No lo se. La muestra es insuficiente.

Referencia; sacado del blog http://tierralibertad.com

viernes, 11 de marzo de 2011

Estorninos

Desde hace una semana corre esta filmación por internet. Se trata de una nube de estorninos sobrevolando la ciudad de Utrecht, concretamente el barrio de Hoograven. El espectáculo natural se produce porque los estorninos entran y salen de formación para aturdir a los halcones que quieren atacarles. El resultado es un ballet aéreo. Parece una instalación artística, un cuadro abstracto en movimiento.

El éxito viral de este vídeo es tal, que los estorninos ya han salido dos veces en el telediario holandés. La razón no es la vertiente artística del fenómeno, sino la más prosaica: los vecinos de Hoograven se quejan de que la caca de pájaro está cubriendo todo el barrio.

Seres insensibles.

jueves, 3 de marzo de 2011

El ganso que fue al médico

Miércoles por la tarde.

Salgo del St. Franciscus Gasthuis, el hospital donde me acaba de la inmunoterapia.

Me topo con un ganso intentando entrar por la puerta giratoria.

La hilaridad a mi alrededor es grande.

Una chica sentada en una silla de ruedas con la pierna escayolada, le dice a su acompañante: -Mira, éste también viene a urgencias-.

Un sexagenario con cara de malas pulgas, dice (a pesar de las malas pulgas): -Lo que me faltaba, voy a estar con un ganso en la sala de espera-.

Después de dar un par de vueltas con pinta de despiste, el buen ganso se marcha. Enfila por la carretera de salida del hospital provocando la irritación de los taxistas y los conductores de ambulancias que se ven obligados a sortearlo para no aplastarlo.

Al fin y al cabo estamos en el país del Partido de los Animales. Una infracción de este tipo sería imperdonable.

lunes, 28 de febrero de 2011

En manos de los dioses


El ascensor que lleva al ¨búnker¨ donde se encuentran los aparatos de radioterapia en el hospital Daniel den Hoed (Rotterdam)

Desde hace dos semanas he empezado con la radioterapia. Es la tercera parte del tratamiento contra el cáncer de mama en el que estoy metida desde julio del 2010. Con la operación extirpan el tumor, con la quimioterapia arrasan todas las células de crecimiento rápido en el cuerpo y con la radioterapia atacan localmente las células más recalcitrantes que pueden haberse atrincherado en los tejidos que se forman después de la operación.

A estas alturas, cuando ya llevo ocho meses de terapia, admito que mi vida gira alrededor del cáncer. Aunque mentalmente yo quiera olvidarlo es imposible. Por qué. Pues porque cada nueva terapia exige, primero una época de adaptación, y segundo porque la frecuencia de visitas al hospital va aumentando con cada nuevo tratamiento.

La pirmera quimioterapia que duró tres meses era una vez cada tres semanas, la segunda era una vez cada semana. La radioterapia es cada día. En mi encarnación anterior, cuando me creía sana, había conseguido con éxito, evitar al máximo los hospitales. No ahora. La semana pasada batí mi propio récord: cada día de la semana tuve visitas a dos hospitales distintos. La razón es que el tratamiento contra el cáncer es un acto coral, médicamente hablando. Todo un ejército de especialistas, personal sanitario, y paramédico me está atendiendo: oncólogo, radiólogo, piscólogo, cirujano, fisioterapeuta, enfermeras de oncología y ténicos radiólogos. Más el patólogo que hace sus análisis en la sombra.

La consecuencia de estas asiduas visitas es el constante contacto con la enfermedad, no solo propia, sino de los demás pacientes en diferentes estadios de cáncer. De ahí que resulte condenadamente difícil pensar en otra cosa.
A esto se une que el horario de aplicación de la radioterapia es distinto cada día con la consecuencia de que el resto del día queda drapeado alrededor de la visita diaría a los dioses del Olimpo.

Palas Atenea, según la apolínea interpretación de Gustav Klimt

Porque en el hospital Daniel den Hoed, donde me dan las radiaciones, cada aparato de radioterapia tiene el nombre de un dios griego. A mí me ha tocado Palas Atenea. La diosa de la guerra y la sabiduría. Es una suerte porque en este momento necesito todo la belicosidad de Palas Atenea y su sabiduría para usarla de la mejor forma.

Apolo poniendo música a la vida

Esta semana están haciendo mantenimiento de Palas, así que me tengo que poner en manos del aparato Apolo. También un giro afortunado porque Apolo, como dios de las artes me puede echar una mano dándome la creatividad necesaria para llevar este trayecto terapéutico tan largo. Aquí no termina mi suerte: Apolo es también el dios de la curación, según algunas interpretaciones que he decidido dar por buenas porque me interesa en este momento tener enchufe entre los dioses del Olimpo. No voy a hacer remilgos a tener buenas influencias en este momento de mi vida.

Y aparte de Neptuno, Hermes e Icaro, también buenos enchufes, los otros aparatos se llaman Cygnus, Callisto, Iris, Arcas y Dione, claramente dioses menores que no me pueden ayudar tanto como los influyentes Palas y Apolo.

martes, 15 de febrero de 2011

La vocación parisina de Barcelona



He vuelto a estar en Barcelona y he pasado de nuevo por las esquinas y los callejones conocidos y por lo tanto desconocidos. El hecho de vivir en otra ciudad me ayuda a mirar mejor y a fijarme en el entorno que por tan familiar ya no veía. Como esta fachada en la esquina Diagonal-Séneca. ¿Quién ha dicho que los barceloneses no quieren ser franceses?

viernes, 14 de enero de 2011

Aprender

La pimera vez que visité una libreria en los Estados Unidos, ya hace de eso unos veinte años, me llamaron la atención varias cosas. La abundancia, lo primero.
Lo segundo que me llamó la atención fue que el concepto libro y su uso era distinto que en Europa. En las librerías americanas, además de haber todo tipo de literatura, había otras tres grandes secciones: los libros testimoniales, los libros de autoayuda y los libros de aprendizaje. Las dimensiones de esta última sección me dejó atónita. Había libros para aprender a escribir poemas, novelas, cartas o manuales. Para aprender a volar en avioneta, en globo, o para aprender a hacerse un paracaídas. Para tejer, bordar, cortar árboles, pescar, cortar figuras de papel... Para cualquier tema, por inverosímil que pareciera, alguien había escrito un manual que prometía al lector aprender por su cuenta y en la comodidad de su casa.
Las tres secciones dicen algo de la mentalidad de un país formado por emigrantes que quieren llegar a más de lo que eran al llegar o a más de lo que fueron sus padres. La lucha diaria y la superación en todos los sentidos son esenciales para salir adelante en una sociedad competitiva. Estas librerías son el paraíso del autodidacta.

Ahora que, al cabo de estos años, los libros de autoayuda y las historias testimoniales ya invaden también las librerías europeas, no me ha sorprendido ver como los libros de aprendizaje han hecho su transición natural al ordenador. La gran mayoría de los usuarios aprendemos a usar los programas o las nuevas plataformas (de google, por ejemplo) intuitivamente o haciendo uso de ¨tutorials¨ que encontramos en youtube o que ofrece el mismo programa. Esta forma de formación permanente dice mucho, desde mi punto de vista, de cómo ha ido avanzando la capacidad del usuario de asimilar conceptos abstractos por su cuenta. Se lee menos pero se escribe más. Se lee menos pero se aprende más.

Veamos sino lo que ocurre en el más accesible de todos los medios, la televisión En cuestión de unos años se ha pasado de Friends, una serie sobre un grupo de amigos guapos y banales a los que les pasan cositas personales, a una serie como Bing Bang Theory, en la que los amigos a los que les pasan cositas personales son empollones, feos y doctorados en física. Es lo que ahora se está empezando a llamar ¨college humor¨.

Este vídeo ilustra en parte lo dicho arriba. Aunque se trate de una broma, es en realidad un tutorial, es decir un manual de uso, para usar Photoshop. La gracia está en el uso inesperado de un género que tan identificado está con el gangsterismo, el porno y el machismo, para ponerlo aquí al servicio de la eterna necesidad americana (y ahora de todos los países) del autoaprendizaje.

miércoles, 12 de enero de 2011

Viaje sentimental

Estuve en Barcelona entre fin de año y el día de Reyes. Fue una ocasión para ver a la familia que vive repartida por el mundo y de pasear por la ciudad de mi infancia y juventud. Mi infancia transcurrió por la zona entre la Plaza Cataluña y el ahora llamado Raval. Al pasear de nuevo por estos lugares, que han cambiado tanto y tan poco a la vez, me llaman la atención los detalles. En mi recuerdo han quedado grabados los pequeños paisajes: escaparates, fuentes, farolas, rincones misteriosos al girar la esquina, puertas siempre cerradas. Y sobre todo, el suelo. Este suelo barcelonés que se reconoce a la primera ojeada.