Translate

lunes, 25 de enero de 2010

Los héroes de Fulham y Hammersmith

El puente de Hammersmith
Durante mi estancia en Londres he tenido ocasión de conocer la zona de Fulham y Hammersmith. El nombre de Fulham es conocido por su equipo de fútbol y por tener uno de los estadios más antiguos de la ciudad. Esta zonas se considera zona 2, que en londinense quiere decir que están más alejadas del centro que la zona uno. En total Londres tiene, desde el punto de vista del Metro, seis zonas. El precio de las viviendas va subiendo proporcionalmente a la cercanía de la zona con el centro. Fulham se encuentra en una zona privilegiada porque se extiende a lo largo del Támesis. Adyacente al estadio se encuentra el Bishop´s Park, donde también se encuentra el antiguo palacio episcopal, ahora museo y la acogedora Iglesia de Todos los Santos con un pequeño cementerio. El parque es un lugar ideal para hacer jogging y pasear. En el río, los clubs de remo siguen su regimen de ejercicio diario a pesar de la nieve, la lluvia o el granizo. Andando por la orilla del río se llega hasta el barrio de Hammersmith, señalado por un magnífico puente que parece sacado de una novela de Julio Verne.

El sábado 14 de enero había bajado la marea espectacularmente, como se ve en la foto. Al fondo, el puente de Hammersmith

Por lo leído hasta ahora esta entrada puede parecer un reportaje turístico sobre esta zona de Londres sin más interés que éste para los lectores españoles. Nada más lejos de la realidad: el corazón de Bishop´s Park late secretamente por España.

Cual no fue mi sorpresa cuando, en medio del parque me encontré con esta placa conmemorativa de los vecinos de Fulham y Hammersmith que formaron parte de las Brigadas internacionales entre el 1936 y el 1939 (las Brigadas Internacionales se retiraron antes, en el 1938).

Una extraña emoción me invadió al leer, en medio de este nevado parque inglés, estas palabras:
En honor de los voluntarios que salieron de Hammersmith y Fulham para luchar en la Brigada Internacional, España 1936-1939. Lucharon al lado de los españoles para detener el fascismo y salvar la paz y la libertad para todos. Fueron, porque sus ojos abiertos no vieron otro camino: ¨No pasarán¨.

El memorial a los brigadistas de Fulham y Hammersmith en Bishop´s Park.
No deja de impresionarme la resolución británica por respetar y conservar la historia. De la misma forma en que se afanan en conservar la historia del palacio episcopal y del estadio de fútbol del Fulham, también consideran los actos de estos treinta y seis vecinos de esta zona digna de recuerdo y valoración.
Nombres de unos cuantos de los treinta y seis brigadistas que salieron de esta zona

En total fueron unos 2.400 ingleses a luchar por la república española. De ellos, 256 murieron en combate. De los que sobrevivieron no todos regresaron. Algunos quedaron prisioneros en campos de concentración en Francia y después fueron deportados a campos en Polonia. Los que regresaron no fueron siempre recibidos con los brazos abiertos. Hasta que Alemania y Gran Bretaña no entraron oficialmente en guerra, a finales del1939 tras la invasión de Polonia, los brigadistas eran considerados como fanáticos comunistas que no respetaban la política oficial británica de ¨appeasement¨.
Durante años los brigadistas han sido tratados tanto como héroes que como lacayos del comunismo. Si bien es cierto que una parte de los voluntarios fue a luchar a España siguiendo la consigna del partido comunista (entonces estalinista), no parece ésta suficiente motivación para arriesgar la vida en un país extranjero. Es razonable pensar que la motivación para arriesgar su vida por la causa de la república era producto del idealismo. Con el paso de los años su actuación se ha ido reivindicando, y afortunadamente, documentado. Gracias en gran parte a la tradición historiadora de Inglaterra y de Estados Unidos.
El estudio de la historia de las Brigadas Internacionales ayuda a contextualizar el conflicto español en el complejo panorama del siglo XX. Los brigadistas europeos y americanos fueron los primeros que se dieron cuenta que el fascismo no era un fenómeno local. Antes de que el fascismo se globalizara con la guerra, los brigadistas se involucraron hasta las últimas consecuencias para detener su avance. En palabras del poeta C. Day Lewis: fueron, porque sus ojos abiertos no vieron otro camino.
La historia de las Brigadas Internacionales puede que tenga setenta años pero esto no la hace anticuada. Entender y conocer las historia de los brigadistas puede ayudarnos a entender mejor el yihadismo actual, de motivaciones igualmente ideológicas e idealistas, que tanto prolifera en el siglo XXI.

En al año 2000, Ian Atken, publicó en el periódico The Guardian una serie de entrevistas con los 23 brigadistas que aún vivían.

Aquí se encuentra un sitio fundado por el historiador Paul Preston sobre la Brigada Internacional proveniente de la Gran Bretaña.

3 comentarios:

Ariel Ifrán dijo...

Gracias por tu post.
En una novela que estoy leyendo hacen referencia a que en ese parque existía esa placa, y la comencé a buscar, ya que en poco más de dos semanas estaré en Londres y quiero visitar lugares no solo turísticos, sino de este tipo, referidos a la guerra contra el fascismo, tal como haré en Madrid y Paris.
Gracias de nuevo. Muy ilustrativo.
Ariel

Eugenia dijo...

Estimado Ariel, gracias por tu comentario y por leer el blog.
En París hay muchos recuerdos de la segunda guerra mundial y cerca de la frontera con España, en el pueblo costero de Argelés, encontrarás una placa en honor de los refugiados republicanos españoles que huyeron en el 1939 de las tropas franquistas y se encontraron con la invasión del nazismo alemán en 1940.
En Madrid se hizo una propuesta para nombrar una plaza con el nombre del comandante afroamericano Oliver Law que luchó con las Brigadas Internacionales en Madrid. Desgraciadamente, la propuesta no prosperó.
Es un recorrido fascinante el que quieres hacer.
Te deseo mucha inspiración y nuevas experiencias.

Eugenia

Eugenia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.