Translate

miércoles, 28 de julio de 2010

La revuelta de la anguila catalana

El torero Serafín Marín luce barretina por montera y la bandera catalana de capote, reivindicando así la catalanidad de la fiesta (imagen de El País)

El origen de esta imagen que parece salida de la imaginación daliniana es el final de las corridas de toros en Cataluña. El parlamento catalán ha votado hoy una ley que prohíbe las corridas de toros en Cataluña a partir de enero del 2012.

Vaya por delante que a mí la fiesta de los toros me parece un anacronismo que no tiene lugar en la sociedad actual. Lo mismo opino de los encierros de toros como los sanfermines y los correbous. Las fiestas con animales en la vía pública no tienen sentido en los núcleos urbanos actuales que no tienen nada que ver con el origen de estas fiestas producto de la cercanía física entre el ser humano y el animal. Estas fiestas se mantienen por tradición, por la atracción turística que forman y porque, seguramente están subvencionadas para mantener la identidad de cada rincón de España. Pero las fiestas con animales no es una exclusiva española ni mucho menos. Son tradiciones que cuestan mucho de erradicar porque forman parte del estilo de vida y de la identidad de los ciudadanos.
Las fiestas con animales acabaron en Holanda en el 1886 cuando la prohibición de celebrar la fiestas de la anguila acabó en tres días de disturbios y 25 muertos. La fiesta consistía en colgar una anguila de una cuerda tensada cruzando el canal. Los botes pasaban por debajo y los participantes intentaban coger la escurridiza anguila con desastrosos resultados para el animal indefenso.
La pobre anguila tenía todas las de perder

Los vecinos de Amsterdam no se tomaron bien la prohibición y la cosa acabó como el rosario de la aurora.
En favor de los amsterdameses se puede argumentar que no tenían muchas ocasiones de divertirse. Ahora en cambio hay tantas formas de ocio y diversión virtual que el espectáculo de los toros tiene poco sentido. El que se siga matando a un animal en público es redundante en un mundo donde existe Second Life y el World of Warcraft, así como simulaciones de todo tipo.

La revuelta de la anguila en 1886

Yo, después de vivir tantos años en la Europa del norte no puedo dejar de comprender el estupor que provoca ver a un animal sangrando en un espectáculo-ceremonia. Vivo en un país donde los animales tienen dos categorías: animales de compañía o bistec en el plato. En Holanda incluso el comer conejo está mal visto porque es un animalito para acariciar, no para comer en pepitoria. Es decir, en un país donde la distancia entre el animal y el ser humano es enorme y donde hay un Partido de los Animales, un espectáculo como las corridas de toros es lo más parecido a un asesinato en directo.
Por lo tanto, por diversas razones las corridas de toros me parecen una reliquia del pasado. La argumentación de que con la la corrida se pierde todo un ecosistema en el que viven toros bravos, vocabulario, arte, estética, destrezas y oficios es un argumento importante pero la fiesta de la anguila holandesa también sobrevivía en un ecosistema que ahora ha desaparecido y del que solo quedan ilustraciones, vocablos e historia.
Que los amsterdameses han cambiado se puede ver en que la televisión española internacional, que emitió durante unos años de prueba en Amsterdam tuvo que ser retirada a causa de las protestas por que se emitían toros, algo que ofendía a los espectadores descendientes a los revoltosos de la anguila.


La razón de que la prohibición provoque tanta controversia tiene que ver no solo con la tradición sino con la política actual española. En realidad lo que irrita a los protaurinos es el mensaje implícito de los partidos nacionalistas e independentistas catalanes de que la corrida de toros no es una fiesta catalana. La actitud mortifica al resto de las autonomías españolas porque implica arrogancia y superioridad de la identidad catalana por encima del resto de España.
En este aspecto tienen razón los ¨protaurinos¨. Las corridas de toros son catalanas. También son portuguesas. Francesas. Mejicanas. No es una singularidad española sino de los países de la cuenca del mediterráneo y de las culturas que han tenido contacto con ellas.

Pero aunque la fiesta taurina siga siendo catalana, la tradición y ¨el porque siempre ha sido así¨ no me parece suficiente argumento para seguir manteniendo un divertimento del siglos XiX en el siglo XXI.

sábado, 24 de julio de 2010

El final de la inocencia (III): eficiencia o amor


Flores con el cariño de la familia de Barcelona

Mi amiga V me escribe respondiendo a mi post sobre la eficiencia del hospital holandés donde me están tratando de cáncer de pecho: Groucho tenía razón. En su comentario, V me dice que la eficiencia en los hospitales no tiene por qué estar reñida con unas horas de visita más largas que las tres horas diarias habituales en Holanda.

He leído tu último post y estoy de acuerdo en lo bien organizado que está el servicio médico en Holanda. Dicho esto, sigo estando en contra del horario restringido de visitas, y no porque piense llevar una olla de comida a nadie! Creo que no hay nada mejor para un paciente que tener a alguien cercano al lado. No a veinte personas cercanas, pero sí a uno o dos familiares, como cuando operaron a tu padre. Sin duda es más eficiente que ciertas cosas las hagan los profesionales, pero, una vez operado alguien, médicos y enfermeras sólo pueden ofrecer su experiencia profesional, indispensable para ciertos controles, pero no pueden ofrecer el apoyo psicológico que da un familiar o un amigo. En tu caso, como estuviste tan poco tiempo en el hospital, supongo que casi no te afectó. Pero si hubieras tenido que estar una semana, o más, habría sido mucho más duro.

Es lo que le pasó a mi suegra (que ya es octogenaria y que vive en Inglaterra). Estuvo dos semanas en una gran sala con muchas camas, recibiendo visitas ni siquiera diarias de muy pocas personas. Era otra cuando salió, y aún no se ha recuperado de aquello.

Y esto me lleva también al libro Outliers de Malcolm Gladwell. Uno de los capítulos trata sobre una pequeña comunidad de origen italiano que vive en un pueblo de EEUU y es muy longeva. Hicieron muchos estudios para averiguar por qué los hombres tenían muchos menos infartos que los de zonas vecinas. No fue por la comida (muchos habían abandonado la dieta mediterránea) ni porque hicieran deporte (muchos no lo hacían), o cosas similares. Llegaron a la conclusión de que era porque los vínculos famliares y comunitarios eran mucho más estrechos que en las comunidades de origen anglosajón o nórdico.


Es cierto que cada cultura tiene una forma distinta de enfrentarse a la enfermedad. Cuando yo le comuniqué a familia y a amigos que tenía cáncer de pecho, la primera reacción fue que querían venir a verme. Desde aquel día me llaman, me escriben, están al tanto constantemente.
Mis amigos y la familia holandesa también han quedado consternados pero con la diferencia que todos me preguntan cuando me apetece hablar con ellos y muchos incluso me piden que les avise yo cuando esté preparada para hablar.
El cariño en el sur de Europa se demuestra estando presente y en el norte retirándote hasta que no te llamen.

Por suerte para mí, tengo lo mejor de dos mundos y recibo la atención del norte, el sur de Europa y del continente americano donde también tengo familia y amigos.

La maulticulturalidad tiene su lado bueno.

jueves, 22 de julio de 2010

La pérdida de la inocencia II: Groucho tenía razón

Groucho Marx dijo: No me siento muy bien. Necesito un médico inmediatamente. Telefonea al campo de golf más cercano.

En Rótterdam son tan eficientes que han optado por construir el hospital St. Franciscus Gasthuis, al lado mismo del campo de golf .

El rectángulo verde arriba de la foto es el campo de golf y debajo mismo, se ve el St. Franciscus Gasthuis

Porque la eficiencia es lo que ha caracterizado el proceso en el que estoy metida. Los análisis, el diágnostico y el tratamiento se llevaron a cabo sin demora, en un término de dos semanas, en colaboración de los diferentes departamentos y personal médico especializado.
El cáncer de mama es tan común Holanda, unos 10.000 casos al año en un país de 17 millones de habitantes, que los protocolos para su tratamiento están estandarizados y organizados. Ahora entiendo que no es que haya aumentado el cáncer de mama, sino que lo que ha aumentado es la habilidad para detectarlo antes de que se manifieste en síntomas o en tumores en otras partes del cuerpo.

En realidad se trata de organizar el work-flow de forma que cada paciente se diagnostique por un equipo de especialistas (oncólogo, cirujano, patólogo) y se trate según el tipo de cáncer de que se trate. Algo más facil de decir que de organizar. En España se usan los mismos protocolos, al menos esto se desprende de este reportaje de La Vanguardia sobre el Centro de Cáncer de mama en Valle Hebrón.

Durante mi estancia en el hospital me ha llamado la atención la eficiencia de la organización. Durante tres días vi a más personas distintas que las que veo en mi semana laboral normal. El personal de la sala me llevó a la sala de preparación, de allí fui al quirófano, de vuelta a la sala de recuperación y de nuevo a la habitación. En cada paso de esta cadena, las enfermeras, médicos, anestesistas, cirujanos se me acercaban para presentarse, darme la mano y decirme su nombre mientras me miraban a los ojos. Una vez se habían presentado me decían lo que iban a hacer. Una vez en la habitación, cada cambio de turno de enfermeras, venía a presentarse (¡intenta recordar tantos nombres cargada de drogas!)
Este sistema funciona. Esta estructura ofrece algo de seguridad al paciente en momentos de radical inseguridad.

Pero para que este sistema funcione no tiene que haber interferencias externas. Es decir, visitas. Las horas de visita en los hospitales holandeses son muy estrictas. De cuatro y media a siete de la tarde con un máximo de dos personas. De esta forma no se cansa el paciente y no hay interferencias con la organización interna del hospital.

Qué diferencia de las horas de visita en España al igual que en otros países del sur de Europa, donde estamos acostumbrados a que los familiares incluso lleguen a sustituir la carencia de personal sanitario.
En el St. Franciscus Gasthuis ocurre lo mismo : las familias turcas y magrebís aparecen en el hospital con ollas de comida para gran irritación de las enfermeras que no saben como hacerles cumplir las reglas sin tener un altercado multicultural.

Pero este es otro tema para un próximo post.

martes, 20 de julio de 2010

El final de la inocencia (I)

Saliendo del hospital después de la operación

Hace casi tres semanas me diagnosticaron cáncer de pecho. Este diagnóstico me dejó atónita por que yo me encontraba llena de energía tanto física como intelectualmente.

La detección del cáncer la hice yo. Me noté un bulto en el pecho y llamé al médico de cabecera. Este me envió directamente a hacerme una mamografía y una ecografía.
Ante mi asombro, la maquinaria médica se puso en marcha con una rapidez que no había conocido en mi vida (saludable). En dos días tenía el resultado de la punción y la ecografía: cáncer en el pecho derecho.
Es la peor noticia que me han dado en mi vida.

Sin darme tiempo a tomar aliento, los médicos me dijeron que me diera inmediatamente de baja para que pudieran hacerme todo tipo de análisis para poder comprobar si había metástasis.
En esta semana, durante la cual me analizaron toda y cada una de las partes de mi cuerpo, la tensión, el miedo y la emoción empezaron a dominar mi vida y la de las personas que me quieren. Y se han instalado ya permanentemente en ella.
De repente, la muerte, no es una estación al final del viaje, sino que puede ser la próxima parada. Es el final de la inocencia. El final de la vida despreocupada de la persona con salud.

Con la rapidez que ha caracterizado todo este proceso, la médico me dijo una semana más tarde que no había metástasis en el resto del cuerpo. Es la mejor noticia que me han dado en mi vida.

Sin embargo, habían encontrado los suficientes indicios de diferentes tumores para tener que hacer una mastectomía. Después de la operación vendrá el resto del tratamiento: quimioterapia, inmunoterapia y radioterapia. Los próximos dos años de mi vida transcurrirán en tratamiento médico.

El jueves pasado me operaron. Ya ha empezado el tratamiento.

sábado, 3 de julio de 2010

Un artículo sobre Aly

Ha aparecido un artículo en Arts, del Mundo valenciano un artículo sobre el blook www.alyherscovitz.com


jueves, 1 de julio de 2010

Todos millonarios

Hoy me ha llegado un mensaje a través del correo electrónico. Contenía una ilustración de la diosa Likshma, la diosa del dinero según la tradición de la india.
El texto del mensaje me advertía que me haría millonaria en cuatro días si enviaba el retrato a cuatro personas y en dos días si lo enviaba a nueve.

Como tengo prisa para hacerme millonaria, he decidido poner la imagen en mi blog, de manera que mis posibilidades de atraer una fortuna aumenten en picado. La ventaja es que consigo, al mismo tiempo, que los miles de lectores de mi blog reenvíen mi post con la imagen de Lakshmi, convirtiéndose así, en cuestión de cuatro días en millonarios y millonarias. Esta es pues, mi aportación a la solución de la crisis enconómica mundial y actual.

La diosa Likshma nos a sacar de esta

No es esta la única revelación que me llega de mano de Likshma. La segunda es que el correo electrónico se ha quedado anticuado para enviar este tipo de mensajes virales. Los microblogs como Twitter y las redes sociales como Facebook son mucho más eficientes para propagar mensajes.
El correo electrónico ya cae en la misma categoría que el correo postal.