Translate

jueves, 14 de mayo de 2009

El 14 de mayo de 1940

La Frontera de Fuego: el contorno de la destrucción que provocaron las bombas

la aviación alemana bombardeó la ciudad de Rotterdam. El bombardeo, que duró solo unos 20 minutos, fue suficiente para destruir el corazón de la ciudad. El incendio posterior acabó de borrar para siempre la ciudad del siglo XIX. En el bombardeo murieron 800 personas y otras 80.000 se quedaron sin vivienda. La fibra urbana que formaba la ciudad: 70 escuelas, 1.200 empresas, 500 cafés desparecieron en una tarde.
Rotterdam es distinta de Amsterdam, La Haya y Utrecht, las otras grandes ciudades holandesas porque ya no tiene el trazado de canales y puentes que define el urbanismo holandés. Rótterdam es la única ciudad holandesa que parece "una gran ciudad", tal como dicen los mismos holandeses.
El símbolo de la ciudad es la estatua del hombre cayendo sin corazón, al igual que la ciudad cuyo bombardeo decidió la capitulación de Holanda ante el imparable ejército alemán.

La ciudad destruida, Ossip Zadkine, 1953

El año que viene se cumplirán los 70 años del bombardeo de Rotterdam. Desde hace cuatro años el ayuntamiento está llevando a cabo una serie de iniciativas para recordar el evento. Durante estos años varios arquitectos se han dedicado a marcar el contorno de la ciudad que desapareció de diferentes y espectalares maneras. Este contorno, llamado La Frontera del Fuego (Brandgrens) se proyectó en el cielo con cientos de focos.

El show de luces que proyecto La Frontera del Fuego en el cielo el 14 de mayo del 2007

Este año el arquitecto Adriaan Geuze está marcando La Frontera del Fuego con una serie de objetos urbanos conmemorativos. Los objetos y mobiliario urbano van formando el contorno de la ciudad que fue, en una ciudad reconstruída y olvidadiza.


Los objetos que se colocan en el contorno del fuego. Estará completado en 2010, a los setenta años del bomardeo.

El objetivo de estas conmemoraciones es recordar lo que ocurrió pero también recordar las ciudades bombardeadas a lo largo de la historia. Este año se ha encargado a la filósofa iraní Tina Rahimy, afincada en Rótterdam, un ensayo llamado "Ciudades destruidas. 14 de mayo" para enfatizar el carácter universal del sufrimiento y la destrucción que provocan las guerras.

No hay comentarios: