Translate

sábado, 16 de mayo de 2009

Las cosas de la edad



De los medios británicos me llega esta graciosa anécdota: la señora Catherine Masters recibe una felicitación de la reina por su cumpleaños desde que ha pasado los 100 años. La señora Masters ha cumplido este año 109 años. Los últimos cinco años lleva recibiendo exactamente la misma felicitación de la casa real.

Que uno vaya cumpliendo años está bien pero cuando se llega a una edad que no entra en las reglas burocráticas pueden ocurrir cosas como ésta. El mundo no está preparado para que uno viva tanto tiempo. Ni la economía, ni la sanidad, ni la industria de las felicitaciones de cumpleaños están preparadas para que sobrepasemos alegremente el siglo de vida.

La segunda parte de la anécdota es que la señora Masters escribió a Buckingham preocupada de que la reina solo tuviera un vestido amarillo y que ésta, envió al príncipe Guillermo a visitar a la preocupada centenaria por su cumpleaños. Una forma simpática de enmendar la falta de tacto y flexiblidad de la oficina de protocolo de la casa real.

2 comentarios:

David dijo...

Viva la Reina!!

David dijo...

Abajo la democracia