Translate

lunes, 14 de diciembre de 2009

Los amantes de Teruel por Marta Reig


Marta Reig Torres en Los Amantes de Teruel

Este fin de semana he ido a ver Los amantes de Teruel, un espectáculo de danza contemporánea bailado y coreografiado por Marta Reig.
Aunque la representación estaba inspirada en la leyenda medieval , esta no se reconocia como tal.
El espectador que, como yo, no esta muy familiarizado con la danza moderna pasa por una primera media hora de estupor antes de empezar a entender el espectáculo que se ofrece. Marta Reig baila sola, sin música. Solo algunos ruidos hábilmente seleccionados acompañan sus movimientos.
Una vez superada la primera sorpresa, fui entrando paulatinamente en la narración basada en símbolos, movimientos y gestos. Es como intentar seguir una obra de teatro en una lengua extranjera. Una vez se han descodificado los elementos esenciales la danza se vuelve más elocuente.
En realidad, en Los amantes de Teruel, Reig dibuja con movimientos el éxtasis del amor, la crueldad del desamor y la violencia que se permiten algunos en nombre del amor. El talento de Marta Reig no radica solo en la interpretacion sino también en el pensar, idear y saber como explicar esta historia. Además, gracias al hecho de que hay una sola persona en el escenario se puede apreciar el maravilloso diseño que es el cuerpo humano. Todos y cada uno de los músculos del cuerpo de la bailarina forman parte del espectáculo.
Durante esta hora llena de abstracciones de movimientos y de lenguaje corporal, fascina la entrega, la pasión del artista por su propio arte.

Para mí, la encarnación de esta entrega total del artista a su arte es la fabulosa foto de María Callas en el Lyric House de Chicago tomada el año 1955. La Divina acababa de suicidarse por amor en el escenario interpretándo Madama Butterfly. Nada mas salir, el Marshall Stanley Pringle le dio una denuncia por incumpliento de contrato que le había puesto su ex-manager. Según la ley americana, la denuncia solo es válida si se entrega en mano al interesado.
El angel enfurecido del Lyric House en Chicago

María Callas explotó. En la foto le está gritando al marshall, aún vestida de Madama Butterfly:
- ¡Cómo se atreve!, ¿No sabe que yo soy un angel? -
Momento éste que el fotógrafo captó en todo su esplendor. La cara del marshall, escabulléndose con el rabo entre las piernas ante la furia desatada de... la artista arrastrada pataleando fuera de su paraíso. Porque aunque sus palabras suenen exageradamente melodramáticas, me creo que la Callas se considerara a sí misma un ser de otra dimensión al que no se podía arrastrar, sin más, al mundo de los mortales, un mundo en el que su arte no era el oxígeno en el que sobrevivía.

La historia detras de la foto es algo más prosaica. El agente de prensa del Lyiric House, Danny Newman, cuenta en sus memorias que la situación estuvo orquestada por el mismo teatro. Como el carácter temperamental de la Callas era conocido, la agencia de prensa tenía un fotógrafo preparado porque sabía que se iba a presentar el marshall con la denuncia. La manipulación dio sus frutos porque la foto y el incidente se convirtieron en leyenda y en una ilustración de lo peligroso que es interrumpir a un artista en medio de su entrega.


Marta Reig está de gira por Holanda durante el 2010. Aquí se encuentra una lista de los lugares donde se puede ver este año Los Amantes de Teruel. El que pueda ir, que no se lo pierda.

No hay comentarios: