Translate

martes, 27 de enero de 2009

Creatividad: Lloc d´Omm


Uno de los rincones de Lloc d´Omm, el 19 de enero de 2009

He tardado unos días en escribir en el blog porque he estado pasando unos días en Barcelona, y a mi vuelta, me ha costado acostumbrarme a la vuelta a la vida laboral y las obligaciones sociales. La razón fue en gran parte mi estancia en Lloc d´Omm, un hotel sorprendente en Ulldecona, en la frontera entre Cataluña y Valencia. En medio de una zona rural y casi rústica, se encuentra este lugar inesperado.


Desde mi ventana, la mañana del 20 de enero

El hotel es cómodo, bonito, original y está pensado para que uno descanse, se relaje, coma bien y disfrute de la belleza rural de los alrededores. Todas estas cualidades no lo hacen inesperado sino muy agradable, podría deducir el lector. Si uso esta palabra es por que me pareció que el hotel respondía a un concepto. Es decir, alguien había tenido primero una idea y después la había convertido en realidad.
Cualquiera que haya soñado con hacer algo creativo, ya sea escribir una obra de teatro, hacer una escultura o diseñar un vestido sabe lo dificil que es lo que acabo de escribir. El trayecto de la cabeza a las manos es largo, tortuoso y, más a menudo que no, inalcanzable. Miles de ideas se quedan en las cabezas de los que las idearon sin llegar a encontrar una salida.


Otro rincón chill out de Lloc d´Omm

Si busco definiciones de creatividad me encuentro sobre todo con artistas y científicos. A mí me fascina la creatividad en todas sus formas, desde las personas capaces de crear una obra de arte, las que se re-crean su propio cuerpo y las que crean una empresa nueva. Al paso de los años he aprendido a admirar la creatividad que entraña el empresariado, el emprender, como su propio nombre indica, a pesar de los riesgos y contra todos los pronósticos.




Yo veo en Lloc d´Omm no sólo un moderno, cómodo y romántico hotel en medio del campo, sino una muestra de la fuerza de la creatividad que nos hace humanos a los humanos.
Somos capaces de imaginarnos una cosa que no ha existido nunca antes, pensar lo que hace falta para pasar del estado inanimado del pensamiento al estado físico, compartir la idea e implantarla en la imaginación de otros, determinar las estrategias, los pasos a seguir y, finalmente, tener la fuerza de voluntad para seguir empujando la ficción durante un largo período de tiempo, hasta que se convierte en realidad, por encima de contratiempos y dificultades.

Yo creo que es neodarwinismo.


No hay comentarios: