Translate

lunes, 23 de febrero de 2009

Magnus Betnér


Desde hace algún tiempo circula en youtube un vídeo con la actuación del cómico sueco Magnus Betnér en una iglesia metodista. Betnér, él mismo hijo de un pastor protestante, se declara abiertamente ateo, lo cual hace su presentación especialmente interesante por lo que significa de experimento en el terreno de la libertad de expresión. El experimento funciona bien. El público creyente sueco es, aparentemente, capaz de ver con cierta distancia sus creencias religiosas y reírse ante las cínicas interpretaciones que hace Betnér de la Biblia.

En Europa el tema de la libertad de expresión y sus límites está cada día presente. En este mismo momento, en Holanda se discute hasta dónde llega la libertad de expresar las opiniones propias a causa del pleito que una organización islámica le ha puesto a Geert Wilders y su PVV (Partido por la Libertad) por incitar al odio hacia el islam. Inglaterra, además, prohibió la entrada a Wilders en el país por esta misma razón.
En Noruega, tal como informa Josep Coll desde La Vanguardia, se ha estado discutiendo si retirar una ley casi olvidada que penaba la blasfemia contra la religión. Este es un tema que Magnus Betnér trata en su actuación. Tal como él dice en la Biblia no pone que sea pecado blasfemar sino ¨usar el nombre de Dios en vano¨, lo cual quiere decir que decir ¡Dios mío! o ¡Jesús! sería una forma de blasfemia mientras que ¨¡esto es la rehostia!¨ sería perfectamente legítimo.
En España se discute la libertad de expresión de y hacia las creencias religiosas a raíz de la campaña de los "autobuses ateos" que circulan por Barcelona y Madrid. La presencia de eslóganes ateos en el espacio público ha levantado protestas por parte de la iglesia católica y por parte de un gran número de creyentes.

En este contexto es la actuación de Betnér un experimento que hace falta y que, esperemos, se vea cada vez más en los diferentes templos del resto de Europa. El día que un ateo ex-musulmán actúe en una mezquita y los presentes se rían estaremos por el camino de la normalización.

Magnus Betnér ha dejado Suecia por unos meses y está intentando abrirse camino en Estados Unidos. En la bitácora que mantiene para explicar este nuevo experimento se ven algunas de sus actuaciones. El público neoyorquino no responde con la misma distancia y relativismo que el público sueco. ¿Quizás su humor es demasiado europeo?.

La actuación de Betnér se encuentra repartida en partes. La segunda parte es aún mejor que la primera e incluye un intercambio de opiniones al final de la actuación entre el equipo de producción y el pastor de la iglesia metodista donde ha tenido lugar la presentación. Esta parte es también ilustrativa sobre la actitud resignada de la iglesia metodista antes el hecho de que una gran parte de la población no lo sea.

El vídeo está en sueco con subtítulos en inglés que pasan muy rápido. Aviso.



La segunda parte:




No hay comentarios: