Translate

jueves, 5 de febrero de 2009

Me he equivocado

El presidente de Estados Unidos ha reconocido que cometió un error al nombrar Tom Daschle como ministro de sanidad, no por que no fuera la persona idónea para el cargo, sino porque Daschler, antes de su nombramiento, había intentado escaquearse de pagar impuestos por el uso de coche y chófer. Para mantener la apariencia de integridad de su gobierno, Obama ha declarado públicamente que se equivocó al nombrarlo. Ha dicho literalmente: I made a mistake. I screwed up.

Algo inaudito en el panorama político español. Yo no he oído nunca en mi vida a un político español decir: Me he equivocado. La he cagado.

Se puede hacer, por lo que se ve.

4 comentarios:

xavier pericay dijo...

En efecto, Eugenia. Antes incluso que por sus obras, habría que juzgar a los políticos por su capacidad para decir la verdad. Lo habitual en ellos es la mentira. Por principio, casi. Una mentira tan sistemática como sistemáticamente impune.

Por eso las palabras de Obama reconfortan.

Eugenia dijo...

Me da la impresión que hay la idea de que reconocer una equivocación es un signo de debilidad ideológica y como el sistema español es aún muy bipartidista los políticos tienen miedo de parecer dubitativos.

ximo brotons dijo...

hola,

el bipartidismo está bien, es lo auténtico de una democracia.

esto del populismo americano es muy viejo, y, en efecto, esa es la grandeza de la retórica de Obama. vamos a ver si también de su gobierno.

pero no estoy de acuerdo en que apele a los sentimientos, o por lo menos no solo; es más, su discurso, uno por ejemplo de 2002, apela precisamente a la "razón" frente a la "pasión".

y tampoco estoy de acuerdo en que su éxito es que se entienda; yo diría que en España por ejemplo solo le entenderían allí donde más sentimentalista es, allí donde se equivoca o está haciendo campaña electoral o partidista; me temo que su discurso, su gran discurso, no se entendería y hubiese perdido por arrogante, creído, chulo, déspota, negro, etc.

y claro, aquí tenemos a este señor ridículo de presidente de un Gobierno ridículo.

y es que el que no quiere entender, por mucho que diga que sí, que él quiere entender, pues no entiende, aunque se le diga las cosas tan claramente (entre ellos, el sr. Puigverd y su nacionalismo).

Eugenia dijo...

Hola Ximo,

gracias por tus comentarios. Interesante lo que comentas de los discursos de Obama.
¿A qué discurso de 2002 te refieres?, ¿tienes su referencia?

En cuanto al bipartidismo, no me parece que sea más auténtico democráticamente que los múltiples partidos. En Holanda solo se puede gobernar en coalición porque no hay dos partidos mayoritarios. Esto no hace el proceso menos democrático.