Translate

viernes, 12 de febrero de 2010

The making of ¨Aly Herscovitz¨-The blook

Durante tres años he trabajado junto con otros cuatro autores en la reconstrucción de la vida de Aly Herscovitz. El resultado es el libro electrónico o BLOOK que se encuentra en esta dirección: www.alyherscovitz.com


Aly
Aly Herscovitz. Cenizas en la vida europea de Josep Pla es la historia de Alma Herscovitz, la cual vivió una relación amorosa con el periodista y escritor catalán Josep Pla en Berlín en el 1923 cuando éste era corresponsal del periódico La Vanguardia. El blook cuenta la historia de Aly antes y después de su affaire con Pla a base de la documentación encontrada sobre ella y sobre los acontecimientos históricos que formaron la primera parte del siglo XX.


El Memorial del Holocausto en Berlín

Así empezó la búsqueda
La motivación para iniciar la búsqueda fue el interés biográfico por este autor. En sus obras completas aparecen sólo dos páginas sobre su relación con Aly. La curiosidad por saber más sobre esta parte desconocida de su vida fue el motivo para que dos de sus biógrafos, Arcadi Espada y Xavier Pericay, se lanzaran a la búsqueda. El detonante fue un encuentro en Berlín entre Arcadi Espada y Sergio Campos, el cual vive y trabaja en dicha ciudad, y una visita al impresionante Memorial del Holocausto que allí se encuentra. Allí recordaron que Pla había mencionado en sus memorias una historia de amor en Berlín con una señorita alemana y judía. A partir de este momento, se inició la recuperación de la memoria de Aly Herscovitz.
Yo me incorporé al proyecto a raíz de que Arcadi Espada, a quien conozco de mi juventud barcelonesa, me pidiera unos datos sobre una supuesta estancia de Aly en Holanda, documentada en uno de los escritos del contemporáneo de Pla, Eugenio Xammar. No pude encontrar los datos que me pidió, pero la historia me cautivó hasta tal forma que ya no pude dejarla. Afortunadamente, pude seguir colaborando con los otros autores gracias a la forma en que el proyecto se llevó a cabo.
Nuestra Aly

Quién dijo que los españoles no saben colaborar
Una de las características de este proyecto es que se ha hecho en colaboración y a distancia. Cada uno de los autores vive en otra ciudad europea. Gracias a Internet hemos podido trabajar en grupo sin estar físicamente juntos. El proyecto empezó en un simple formato de blog cerrado. En esta primera fase, cada autor iba añadiendo sus descubrimentos y pensamientos al blog. Los otros autores comentábamos lo que nos parecía y, a veces, cogíamos la pista que terminaba en Berlín y seguía en Holanda y viceversa.
Una vez que el blog tenía bastante información para ser publicado, el grupo se planteó cómo hacerlo. Había diferentes formas de publicarlo, desde un libro a un documental, pero ninguno de los autores quería renunciar al formato del blog que tan buenos resultados había dado hasta el momento como herrramienta de trabajo. Sin embargo, el blog como producto final era demasiado estático.
Aly en el beau monde de Berlín

La segunda fase fue, pues, la edición del trabajo realizado en el primer blog. A Arcadi Espada se le ocurrió hacer un segundo blog en el que se irían colocando en orden inverso al orden cronológico de la investigación, los posts corregidos y editados. La edición y revisión de estas galeradas digitales se hizo también a distancia y en común. Para ello se usó Google Docs. Esta plataforma gratis permite compartir documentos en línea de forma que varias personas pueden trabajar en el mismo documento. Esto permitió que la fase de redacción ocurriera de una forma natural y rápida.
El otro instrumento de Google que ha servido para facilitar la comunicación a distancia ha sido Gmail y la función de chat del mismo. Esta función permite ver si hay otras personas conectadas al mismo momento, algo crucial cuando se trabaja en común desde países que, aunque no tengan diferencia horaria, sí tienen diferentes horarios durante el día. La hora de la comida en España, entre las dos y las cinco, es la hora de mayor actividad laboral en el Norte de Europa, en cambio cuando en el Norte nos vamos a las seis a cenar a casa, en el Sur empieza la tarde. Las fluctuaciones de los horarios puede provocar retrasos y malentendidos cuando se trabaja en grupo, de ahí la gran ventaja de la bolita verde de Gmail que indica la disponibilidad del usuario.
Otra característica del proyecto, además de la distancia y los horarios de cada país, era la variedad de idiomas en que se iba realizando la investigación: español, catalán, alemán, holandés, francés, rumano, checo e inglés.
Un momento ilustrativo de la diversidad idiomática ocurrió una mañana en que mi chat de gmail me indicó que Xavier Pericay quería hablar conmigo. Estaba traduciendo un texto del francés al español y había encontrado la palabra alemana feldgrau, me preguntó, en catalán, que si yo sabía lo que quería decir. Ni idea. Así que me levanté y me fui a la máquina del café de la que escogí un cappuccino (italiano) para la ocasion. Al momento apareció un colega, Gert, holandés y profesor de alemán en un instituto de enseñanza media. Le pregunté lo que signficaba feldgrau y cuando me lo estaba contando apareció Dieter, otro compañero de trabajo, éste de madre holandesa y padre alemán. Entre los dos me explicaron, en holandés, que feldgrau quería decir literalmente “gris del campo (de batalla)" y que era el color del uniforme del ejército alemán hasta la II Guerra Mundial. Y que se usaba como sinónimo de ejército alemán. Así que, después de darles las gracias en holandés, me volví al gmail a decirle al catalán que estaba traduciendo un texto del francés al español lo que me acababan de contar mis colegas holandeses (germanófilos).

Aly relajada en la playa holandesa de Scheveningen

La tercera fase del trabajo empezó cuando, una vez editados todos los posts del segundo blog, se hizo evidente que la navegación en vertical típica del blog era demasiado lenta e incómoda, "es como leer una butifarra", citando a Xavier Pericay. La navegación de izquierda a derecha como en un libro (en alfabeto oriental) era necesario para facilitar la lectura. Así que hubo que renunciar al blog y buscar otra plataforma. De ello se encargó Verónica Puertollano con gran dedicación y talento, como se puede ver en el resultado. En esta fase, Verónica se vio asediada día y noche por cinco autores en zonas geográficas diferentes que la bombardeaban con opiniones y requisitos. A ella se debe la estética y la técnica de la website actual conocida como www.alyherscovitz.com

Los autores
La búsqueda de Aly, de cómo vivió y cómo murió, se ha podido llevar a cabo gracias a la única combinación de talentos que se han reunido para dar forma al producto final. El impulsor del proyecto es Arcadi Espada, un hombre que tiene tanto las ideas como la energía arrolladora para llevarlas a cabo. Fue él quien, después de una visita a Berlín, se empeñó en descubrir quién había sido la novia alemana de Josep Pla.
Xavier Pericay, como biógrafo de Josep Pla y estudioso de la historia del periodismo, ha puesto su enfoque ceintífico. Si hace falta, Pericay comprueba tres veces los mismos datos hasta que está seguro de que son fidedignos. Es el indiscutible académico del proyecto.
Si Arcadi fue el impulsor, Sergio Campos ha sido el motor del proyecto. Si Sergio Campos no hubiera sido documentalista, habría tenido que ser detective. Si hay un archivo en el Polo Norte, Sergio Campos lo encuentra. Su dedicación y perseverancia han hecho posible que este proyecto no sólo se haya llevado a cabo, sino que se distinga por su esmerada documentación. En la segunda y tercera parte, el lector verá a lo que me refiero. Aún más que en la primera parte.
Marcel Gascón ha contribuido con sus crónicas de Rumanía donde reside y escribe. Gracias a él la historia de este país balcánico tan ignorada en España y en Holanda, ha tomado su justo lugar en el relato. La familia de Aly era de origen rumano y, como la historia de Rumanía, forma parte de la historia europea.
Yo me involucré en el proyecto porque la vida de Aly me fascinó. Me fascinó el carácter transnacional de Aly y de su familia. Su doble identidad de alemana y judía, sus viajes y estancias en diferentes países europeos, su capacidad de sobrevivir en cualquier entorno. Sus relaciones amorosas con hombres de diferentes países. Mi aportación ha sido la descripción del mundo donde se desenvolvía Aly desde "dentro", porque sé cómo se sienten los holandeses y los alemanes respecto a la II Guerra Mundial y el Holocausto. Porque yo misma soy transnacional como Aly.

Una Alma más madura y con más preocupaciones

Lo que Aly nos ha dado
Asumo que mis compañeros de cuitas me permiten hablar en nombre de ellos, cuando afirmo que gracias a Aly fuimos, los cinco, redescubriendo nuestros propios prejuicios y lagunas en nuestro conocimiento de la historia del europea del siglo XX. Para algunos fue el descubrimiento de la dimensión humana del Holocausto, para otros el papel tan poco airoso de Francia en los hechos, pero también el descubrimiento de la gran cultura alemana del siglo XX, de la extensión de la lengua alemana, algo sólo comparable hoy en día al inglés americano y a la cultura estadounidense. A los biógrafos de Pla, Aly les ha dado ocasión de conocer mejor al hombre solitario y al escritor ejerciendo su oficio. El periodista, maestro de periodistas, aún tiene cosas que enseñar. Estos aspectos toman especial relevancia en la segunda y tercera parte del blook, aún inéditas al escribir estas líneas.

A mí, personalmente, Aly me ha dado tres cosas muy importantes: me dio la oportunidad de trabajar con un grupo de grandes profesionales del periodismo, de contar mi experiencia en Europa vista por sus ojos y, al fin y al cabo, de conocerla a ella. Después de entrar en la Europa antigua, culta y cruel que la asesinó, no me queda ninguna duda: todos somos Aly.

1 comentario:

Manuel dijo...

Gran trabajo Eugenia.
Es un trabajo muy bueno.
Muy buen post mostrando las tripas de la elaboración.