Translate

jueves, 10 de abril de 2008

Placeres matutinos III

Levantarse de la cama no es siempre facil. Por suerte, tiene sus compensaciones. El primer café del día es el que sabe mejor. Ver la serena luz del amanecer a través de la ventana. Oír el diálogo de los pájaros en el jardín.

Y el otro punto álgido del día: la ducha con uno de mis jabones preferidos.

Un ¡viva! para el inventor de la ducha.

2 comentarios:

Bremaneur dijo...

Otro placer matutino: no ducharse y deambular en pijama por la casa, sin afeitar. ¿Quién quiere casarse conmigo?

Eugenia dijo...

cierto, cierto, y quedarse en la cama leyendo el periódico hasta las doce.