Translate

jueves, 9 de octubre de 2008

Corralito virtual


Pues sí, está ocurriendo lo impensable. Yo soy una de la víctimas de la quiebra de Icesave, el banco virtual islandés.
Puse mis ahorros en Icesave porque me daban más intereses que otros bancos y porque pensé que Islandia era un país aún más aburrido y seguro que Holanda. Las apariencias engañan.
El gobierno de Islandia ha nacionalizado Icesave pero no garantiza la compensación de los ahorros perdidos porque las mismas arcas del estado están muy cerca de la quiebra.

El corralito virtual, como le llama la prensa latinoamericana. Nunca mejor dicho. Las transacciones se hacían a través de una website que ha quedado paralizada durante dos días. Hoy por fin ha aparecido en la pantalla el anuncio de que el banco no puede devolver su dinero a sus inversores. Como se trata de un banco islandés, no son aplicables las garantías del estado holandés que promete devolver hasta 100.000 euros a los afectados.

Pues estamos bien fastidiados. Y no virtualmente.

No hay comentarios: