Translate

lunes, 28 de septiembre de 2009

Café europeo

Lo primero que he hecho hoy al llegar a mi trabajo es ir buscar un café. La máquina del café al lado de los servicios, es como todo el mundo sabe, el centro neurálgico de una organización. El despacho enfrente de este privilegiado rincón es el más preciado por el management porque aquí uno se entera de todo. Al menos de todo lo realmente importante que es la información informal.


El caso, es que esta vez al elegir el café me he dado cuenta del absurdo linguístico siguiente. Si leo los tipos de café que puedo elegir, constato que hay un café que el idima holandés considera autóctono mientras que las otras variantes importadas, como el café con espumita o el café fuerte son intraducibles. Me refiero al capuccino y al espresso italiano.
Y qué decir de la exótica costumbre de poner leche en el café, nos encontramos entonces ante un inclasificable producto que solo se pueden nombrar en francés: café au lait.


Para que luego digan que Europa no existe. Al menos a nivel café somos muy multiculturales.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Inteligencia Kafkiana


Leo que una investigación estadounidense prueba que la lectura de las historias de Kafka estimula el cerebro . El grupo experimental leyó una historia de Kafka y después se sometió a una serie de pruebas en las que consiguió mejor resultados que el grupo de control que había leído leído la misma historia pero sin los elementos surrealistas.

Buenas noticias para la literatura y el arte en general porque quiere decir que el enfrentamiento con lo inesperado nos hace pensar. Confirma que el arte no es solo entretenimiento sino una parte insustituible de nuestro desarrollo como seres inteligentes. Y que Franz Kafka en un gran escritor capaz de crear una obra inolvidable e intemporal.

La aportación de Franz Kafka a la literatura no se limita solo a habernos hecho a todos sus lectores mucho más inteligentes (gracias Franz) sino que además fue después de leer La Metamorfosis que Gabriel García Marquez, empezó a escribir. Cien años de Soledad se abre con una de las más famosas primeras frases de la historia de la literatura: ¨Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”

La otra famosa primera frase de la literatura mundial es la de Franz Kafka en La Metamorfosis: ¨Al despertar Gregorio Samsa una mañana tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto.¨

No olvidemos que este primer párrafo es tambén la mejor descripción en la literatura de como se siente uno al despertarse con resaca:
«Al despertar Gregorio Samsa una mañana tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto. Hallábase echado sobre el duro caparazón de su espalda, y al alzar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas callosidades. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin consistencia».

lunes, 21 de septiembre de 2009

De como Blade Runner descubrió Australia


Detalle de Google Earth en el Museo del Prado de El Descendimiento de la Cruz de Rogier van der Weyden


En el año 1982 vi Blade Runner, dirigida por Ridley Scott y basada en la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? . La película se ha convertido en un clásico al paso de los años, gracias a la profundidad de la historia que narra y el buen hacer del director y los actores, desde Harrison Ford hasta Rutger Hauer, que interpreta al replicante que quiere vivir y se atreve a matar a su creador.
Hace veintiseis años Blade Runner era ciencia ficción porque aún hoy no existen replicantes que no se distingan de los humanos. Una cuestión de tiempo. Sin embargo, en algunas cosas el tiempo y la tecnología ya han atrapado a la ficción.

Recuerdo el uso que Deckard, el detective que interpreta Harrison Ford, hace de un aparato llamado ESPER, capaz de hacer zoom en fotografías ya existentes, optimalizarlas, ampliarlas e imprimirlas. Todo esto lo hace Deckard dando órdenes en voz alta como si fuera un director de cine. Con este sistema, Deckard descubre un secreto crucial para el desarrollo de la historia. Este es el fragmento de la película en la que se usa el ESPER:


Lo que parecía una fantasía ya es realidad. Hoy mismo he hecho este vídeo con ayuda de un pequeño programa llamado Screenflow. Como se puede ver, puedo hacer alejarme y acercarme a cualquier punto que quiera sin moverme de mi despacho:

Como Deckard, yo también puedo hacer de detective, en mi caso, gracias a Google Earth y a mi ordenador he llegado desde mi casa de Rótterdam hasta este cuadro del Bosco, en el Museo del Prado: El jardín de las delicias. En esta pintura, el Bosco ha pintado todo tipo de animales que era imposible que hubiera visto por sí mismo. Habría leído historias de animales como el unicornio de escritos medievales y seguramente habría oído descripciones de animales africanos de viajeros que habían visitado otros países. En realidad para el pintor el unicornio tenía que ser tan real como el tigre ya que no había visto ninguno de los dos. Tal como dice la página de wikipedia sobre el famoso tríptico:
Aparecen en la obra animales reales, pero extremadamente exóticos, en la época de El Bosco, como jirafas, elefantes, leones, leopardos, cuando África era prácticamente desconocida en Europa. El autor sólo pudo tener referencia de esas bestias a través de los «Bestiarios mitológicos» medievales (que sin duda superó con creces) y los dibujos que comenzaban a circular gracias a la imprenta, sobre todo los que tenían Egipto como tema principal.

Me pregunto, pues, si también había oído hablar del canguro que está al lado de la jirafa.



Sería sorprendente que así fuera porque el Hieronymus o Jeroen Bosch, como se le llama en Holanda y Bélgica, pintó este cuadro entre el 1503 y el 1504. Casi cien años antes del primer descubrimiento documentado de Australia. Willem Janszoon, navegante holandés y compatriota del Bosco, no llegó a la costa australiana hasta el 1606.

¿Cómo podía Bosch saber que había un animal de estas características en algún lugar del mundo?. El animal en la pintura del Bosco es como uno se imaginaría que es un canguro basándose solo en la descripción: un animal con los miembros posteriores desproporcionadamente grandes y con un gran cola.
Después de buscar información en la web no he encontrado en ninguna parte que los canguros aparezcan en otros contintentes (aparte de los que están en el zoológico) que en el australiano. Tampoco he encontrado referencia a una relación entre el canguro del Bosco y un posible descubrimiento de Australia anterior al de Willem Janszoon.
Por lo tanto, reinvindico en este blog el descubrimiento de que el canguro en El Jardín de las Delicias apoya la teoría de que navegantes portugueses y habían estado (y vuelto) de Australia alrededor del 1502. La teoría se basa en gran parte en los mapas de Dieppe, cartógrafos franceses que trazaron lo que los portugueses llamaban la Gran Java, y que seguramente eran las costas australiana.

La Gran Java, también conocido como el primer mapa australiano

En el mapa de Cantino, datado del 1502, un anónimo cartófrafo ha trazado los viajes de los descubridores portugueses.

Si se hace zoom (click) en la parte de abajo de la izquierda del mapa se puede ver una zona que podría ser Australia.

La presencia del animal muy parecido al canguro en El Jardín de las Delicias hace esta teoría, al menos, aceptable. Y lo he descubierto esta tarde gracias a Google Earth, Screenflow y mis recuerdos de Blade Runner.. ¿Ciencia ficción o ciencia facción?.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Por qué queremos a Patrick Zwayse


Así recuerdo a Patrick Zwayse

Hoy sábado he estado leyendo los periódicos acumulados de la semana. Me sorprende ver la cantidad de artículos sobre Patrick Zwayse que aparecen en periódicos de calidad como The Guardian y el NRC Handelsblad. No se trata, ni en cantidad ni en carácter, del sensacionalismo masivo que despertó la muerte de Michael Jackson hace dos meses. Esta más intima escala en el duelo se ve en acciones espontáneas como la de dos vecinas de Burlada, en Navarra, que han organizado un funeral para el actor. No, en este caso se trata de artículos de opinión, algo personales, escritos con sentimiento. Escritos por mujeres. Por mujeres periodistas. Mujeres de treinta y cuarenta años. No tratan de la vida y milagros del fallecido actor sino, casi exclusivamente, de la película Dirty Dancing. Una pelicula del año 1987 que, evidentemente, impactó a una generación de mujeres que tenía entonces entre doce y veinte años.

Me ha sorprendido porque yo misma me sentí extrañamente afectada cuando oí sobre su muerte el lunes, 14 de septiembre. Una muerte anunciada, por otra parte, porque el cáncer de pancreas que le afectaba y del que él había hablado abiertamente, es un asesino que no perdona. Durante los últimos meses había visto algunas fotos de un escuálido Swayze. Prefería no verlas y apartaba la vista cada vez. No quería recordarlo así.

Creía yo, pues, que era la única que sentía esta tristeza íntima, cargada de nostalgia, y algo fuera de lugar teniendo en cuenta que Patrick Zwayse ni era un gran actor de método ni había hecho nada memorable los últimos quince años. Cuando veo la reacción de otras mujeres a mi alrededor y en los periódicos veo que me equivocaba. Patrick Zwayse hizo dos cosas memorables: Dirty Dancing y ser como era.


Un sexsymbol emancipado

Es evidente, que la película Dirty Dancing, sin ser una gran obra cinematográfica, consiguió mostrar el tipo de hombre que deseaba la generación de mujeres que crecía en la época de los ochenta. La atracción de los protagonistas se basa en las diferencias de clase y de talentos El es guapo (un bailarín con el cuerpo de un levantador de pesas) y baila como dios; ella es inteligente y tiene personalidad. El es un pelín hortera y tiene todas las trazas de un lover boy, ella no es una belleza al uso y es una adolescente que ha vivido siempre protegida.
La clave del éxito de la película radica en la naturalidad con la que ella se inicia en el baile y en el sexo. La película, en su sencillez, describe una relación sentimental y sexual entre dos personas, no entre dos estereotipos románticos con expectativas sobre el otro sexo. No hay excesivas palabras bonitas entre los dos, hay hechos que demuestran el respeto mutuo. Eso sí, todo cargado con el erotismo explícito que emanan las caderas de Patrick Zwayse. Es una película sobre coming on age para las mujeres del siglo XXI.

En cuanto a su vida privada, Zwayse estuvo casado durante treinta y cinco años con la misma mujer. Teniendo en cuenta que los dos eran gente del mundo del espectáculo, es por lo menos inusual tanta estabilidad emocional. Independientemente de como fuera la relación en realidad (no tengo ni idea), saber esto es suficiente para que las mujeres le consideremos un hombre sensible lo cual solo hace aumentar su atractivo.

Patrick Zwayse nos dio literalmente El tiempo de nuestras vidas.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Identidades

Mi amiga V me ha enviado esta divertida reflexión sobre la identidad de Jesucristo a base de estereotipos y mucho humor. En nuestro mundo globalizado ya no sabemos si lo que nos identifica es la raza, la nacionalidad, la religión o el género.


Aparte de que Jesucristo fuera natural de Vitoria, ya que era 'Dios y
hombre a-la-ve z ', se estudian con detenimiento las siguientes opciones:

Hay tres buenas razones para creer que Jesús era negro:
1. Llamaba a todo el mundo 'hermano'.
2. Le gustaba el Gospel.
3. No pudo conseguir un juicio justo.

Pero también hay tres buenas razones para creer que era italiano
1. Se metió en el 'negocio' de su padre.
2. Vivió en casa hasta los 33 años
3. Estaba seguro de que su madre era virgen, y su madre estaba segura de
que su hijo era Dios

También tenemos tres buenos argumentos para decir que Jesús era
californiano.
1. Llevaba el pelo largo.
2. Iba descalzo todo el día.
3. Empezó una nueva religión.

Hay otras tres buenas razones para creer que era irlandés.
1. Nunca se casó.
2. Siempre andaba contando cuentos.
3. Le encantaba la naturaleza.

Pero la evidencia más importante de todas, es que hay tres pruebas de
que Jesús era UNA MUJER:
1. Tuvo que improvisar una comida para alimentar a una multitud que vino
sin avisar.
2. Intentó hacer llegar su mensaje a un puñado de hombres que 'no lo
pillaron'.
3. Incluso después de morir tuvo que levantarse porque quedaba mucho
trabajo por hacer.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Robots: afectos de alquiler


El perro solitario de Koshigaya

Cuando mi marido volvió de una larga estancia en Japón me contó la historia del perro solitario. Al lado de su hotel, en un barrio residencial, un perro ladraba día y noche. Harto del ruido, Theo se acercó hasta la casa de donde salían los constantes ladridos. Descubrió a un perro, solo, atado a una caseta. Sus dueños estaban más de doce horas al día trabajando y viajando en el apretujado metro de Tokio. No tenían ni tiempo ni espacio para tener un perro pero en un país tan superpoblado tener un animal doméstico es un símbolo de estatus social. Un animal de compañía que no tenía a nadie a quien acompañar ni que le acompañara.

La historia del perro solitario me viene a la memoria cuando leo en el Japan Times que está aumentando la popularidad de las cafeterías con animales domésticos. En Japón existen desde hace tiempo los bares temáticos en los que se puede tomar algo rodeado ya sea de colegiales, de vampiros o de ninjas.
El gran éxito, sin embargo, es la cafetería en la que además de tomar un té se puede alquilar un perro o un gato que durante una hora hace compañía al cliente (traductores atención: ¿gatos de alterne?). En Nagoya, otra gran ciudad en el centro del Japón la moda es acariciar conejos en el Usagi-to-Cafe (Conejo y Café) por seis euros el minuto.


En este momento hay 39 cafés de gatos en Tokio. El más popular es el Calico Bar, aquí en la foto.

El afecto de alquiler no se limita a los animales domésticos. Hay agencias especializadas en alquilar afectos como la Japan Efficiency Corp. que proporciona , por hora, venerables abuelos para las fiestas de cumpleaños o un simpático tío para lo que haga falta. Me impresiona especialmente el caso de una señora de setenta años que se alquila por un día una familia con niño pequeño para el día de su cumpleaños. Su verdadera hija, de la que tiene un nieto, está demasiado ocupada trabajando y no tiene un momento libre para visitar a su madre.

¿Es esto prostitución? El amor de alquiler ya no se refiere solo al sexo. Ahora se alquila el afecto de una familia, la ternura de los abuelos y la frescura de los cachorros.


En el Calico Bar priman los gatos


pero en el Usagi-to-Cafe hasta el arroz se sirve en forma de conejo

La necesidad de afecto y compañía tiene como aliada a la tecnología, que ya ha ido un paso más allá. Ya hay robots que se comportan como, por ejemplo, perros. No solo tienen la apariencia y se mueven como un perro sino que incluso responden a estímulos y a órdenes. El más conocido se llama Aibo. Aibo sigue a Asimo, el robot humanoide que ya anda, corre, sube escaleras y que dentro de poco lo podrá hacer casi todo.




Al menos, esto es lo que declara David Levy, doctorado en robótica por la Universidad de Maastricht. Este curioso científico escocés que fue campeón de ajedrez se interesó por la Inteligencia Artificial a raíz de su experiencia de tener a un ordenador como contrincante. Levy llega a estrambóticas conclusiones que argumenta convincentemente.

Según su tesis los robots se parecerán lo suficiente a los humanos para que se puedan establecer relaciones románticas y sexuales entre humanos y robots. Según él en un término de cuarenta años será posible tener relaciones con un androide. Levy confía en que la industria pornográfica será la primera en invertir en androides femeninos que sustituirán a la primitiva muñeca hinchable actual. El avance de la robótica también nos llevará a la Robot-ética, una nueva disciplina. Si un robot puede tener relaciones con un humano e incluso casarse, se plantean otras cuestiones como la paternidad, el derecho a voto y la libertad personal. La teoría de David Levy parece ciencia ficción pero no deja de tener cierta lógica interna. Se puede leer una entrevista con él en la web de Tercera Cultura: http://www.terceracultura.net/tc/?p=169
La hipótesis de Levy se basa en el test de Turing, la base de la teoría sobre Inteligencia Artificial. Se fundamenta en la hipótesis de que, si una máquina se comporta en todos los aspectos como inteligente, entonces debe ser inteligente. El experimento se basa en la capacidad de un humano en distinguir si las respuestas que recibe provienen de una máquina o de otro ser humano. La prueba de Turing no ha tenido éxito aún en la realidad pero sí en la ficción. La novela de Ira Levin Las esposas de Stepford, que se ha llegado a filmar dos veces, en el 1975 y en el 2004, trataba de una ciudad donde los hombres sustituyen a sus mujeres reales por una réplica mecánica. Para estos hombres la prueba de Turing funcionaba ya que no distinguían la persona del robot, incluso, preferían esta última.
No es pues impensable que los afectos de alquiler, en un futuro no demasiado lejano, no se limitarán a los animales y a los familiares por hora. Probablemente tendremos ocasión de alquilar fieles amantes androides. La discusión radica en lo lejano que está este futuro. No muy lejano si se observa lo integrada que está en la imaginación popular la imagen del robot gracias a las películas y a la literatura de ciencia-ficción.
Desde el robot del Planeta Prohibido en 1956 hasta los simpáticos robots de La guerra de las galaxias, nos hemos ido acostumbrando a la presencia de la vida artificial en la ficción.

Hasta tal punto que, en lugar de empeñarnos en conseguir que los robots se parezcan a los humanos, ya estamos haciendo lo contrario. En este vídeo de Tiesto vemos a un humano moviéndose como el robot más real de todos, el Asimo. Quizás es que los androides ya están más integrados en nuestras vidas de lo que pensamos y el doctor David Levy no va nada desencaminado.

La vida imita al art(ificio):


sábado, 12 de septiembre de 2009

Los Senior Games 2009 por fin en Europa


Antiguo gimnasio al lado del que acudo actualmente. En el barrio de Kralingen en Rótterdam

Ayer fui de nuevo al gimnasio, como cada viernes. Voy tres veces a la semana. Voy al mismo gimnasio desde hace veinte años. La empresa donde trabajo me ayuda a pagar la cuota como incentivo para que los empleados se mantengan en forma... y rindan más.
A pesar de que no solo mi cuota sino también la de mi pareja esté muy rebajada no veo a ninguno de mis colegas sudando en las bicicletas fijas o haciendo aerobics. Durante un tiempo vi a una recepcionista y el director del centro, los dos de más de cincuenta años, pero incluso estos dos mohicanos han desaparecido.
Mis compañeros de trabajo, está claro, no tienen tiempo de ir al gimnasio. Los de veinte años porque deben hacer otro tipo de deportes o porque no creen que les haga falta hacer ejercicio. Los de treinta porque están ocupados con los niños pequeños y la combinación de trabajo y vida familiar. Yo a veces también me pregunto si tiene sentido seguir yendo si no consigo parar el tiempo, al contrario, cada vez hay más partes del cuerpo que me dejan en la estacada, como el lumbago que me fulminó en agosto de este año.
Siendo pragmática, la única respuesta que encuentro es que, sin el gimnasio aún estaría peor.
Alguien me dijo una vez: hasta los treinta años tienes el cuerpo que te ha tocado y después de los treinta el que te mereces. Esta es la razón por la que me preocupa la ausencia de mis compañeros más jóvenes en el gimnasio. Y me preocupa ver lo que comen los niños en las escuelas que visito. Estas generaciones nuevas no son las mismas que las del sigo XX, sobrevivientes de guerras mundiales y civiles, de los primeros antibióticos y vacunas. Actualmente no hace falta hacer esfuerzo físico para trasladarse o para jugar con los amigos, ni hay límites en la cantidad de azúcares y grasas inútiles que se pueden comer. La Organización Mundial de la Salud calcula que para el año 2015 habrá en el mundo 2.300 millones de adultos con sobrepeso y obesidad.
Es imprescindible en estas circunstancias saber como funciona el propio cuerpo. ¿Y dónde se aprende esto?

En cambio hoy, 12 de septiembre es el último día de los primeros Senior Games europeos. Esta primera edición se ha celebrado en Zeeland, una provincia holandesa. Los Senior Games han contado con dos mil participantes de 32 países. Todos ellos de más de cincuenta años. Tal como contaban algunos de los participantes, lo importante es seguir haciendo deporte aunque no sea el mismo tipo que se hacía de más joven. Si fallan las rodillas, se hacen pesas, si falla la espalda, natación. Es cuestión de seguir adaptándose.

El logo de estos primeros juegos celebrados en Europa

Una de las estrellas ha sido el escritor holandés Tim Krabbé que ha ganado una medalla de oro en ciclismo. Krabbe tiene 65 años.
Tim Krabbé es UNA de las estrellas pero no la más refulgente

Me llama especialmente la atención el que estos juegos ya se celebran en Estados Unidos desde 1987. Es decir, los senior americanos ya llevan más de veinte años compitiendo. O dicho de otra forma, ¿por qué en Europa hemos tardado veinte años en celebrarlos?.
No creo que se pueda explicar solamente aludiendo al consabido culto a la juventud de la sociedad americana. En una sociedad donde cada individuo se define a sí mismo, si así lo desea, también lo hace en la forma de envejecer. En Europa tenemos ideas fijas sobre la edad de la jubilación y lo que esperamos de nuestros mayores. En Estados Unidos, donde hay menos presencia del estado protector al estilo europeo, los mayores se ven obligados a seguir activos, así que pueden seguir su camino, ya sea trabajando, divorciándose y casándose de nuevo o empezando a jugar al tenis después de la jubilación.

Roger Gentilhomme, la estrella indiscutible de los Senior Games 2009 europeos

Sino, miremos el caso de Roger Gentilhomme, la verdadera estrella de los Senior Games. A sus cien años sigue jugando al tenis cada día, deporte en el que se inició a los sesenta y cinco años. Hasta ahora ha participado en todas las ediciones de los juegos organizados en Estados Unidos. Gentilhomme, no solo tiene un apellido maravilloso, sino que además tiene su propia página web www.gentilhomme.com y se encuentra en Facebook. El hombre está al día y está claro que no hace lo que la sociedad espera de él. Hace lo que quiere. Por esto debe haber llegado a esta impresionante edad en esta, aún más, impresionante forma.

Así que mis viajes al gimnasio durante estos años no han sido más que un ensayo de la cantidad de ejercicio físico que puedo hacer a partir de ahora.

viernes, 11 de septiembre de 2009

La era del hobbismo


Retrato de Marianne (haciéndome un retrato)

Ayer hice un cursillo de fotografía a cargo de la empresa de servicios educativos donde trabajo. El motivo que tiene la organización para mejorar las habilidades fotográficas de sus colaboradores es que a menudo se toman fotos en las escuelas, cursillos o en congresos. Las fotos y películas se cargan en websites del centro, o se usan para todo tipo de publicaciones como catálogos y folletos. Las películas se usan normalmente para talleres, cursos y asesoramiento de profesionales (generalmente, maestros). Esto hace que sea deseable una cierta calidad en las instantáneas que se toman.

Una fotógrafa del Volkskrant impartía el taller. El objetivo principal era aprender a ver la narración que había detrás de cada foto y aprender a usar estas técnicas narrativas según lo que se quiere comunicar. Así que miramos una serie de fotos de famosos fotógrafos como Diane Arbus, Cartier-Bresson y Salgado, y luego, armados de una cámara, tuvimos que hacer un retrato, lo más original posible, de los otros cursillistas. La tercera parte del cursillo era pasar la foto al ordenador y retocarla.

Marianne delante de Theo Koster

Las fotos que tomaron los cursillistas eran más o menos afortunadas pero una vez metidas en el ordenador y pasadas por el programa estilo Photoshop se convirtieron en algo completamente distinto. Cuando íbamos viendo las fotos una a una, se veía el asombro y la satisfacción de los fotógrafos recién nacidos. Una foto mediocre se había convertido en un retrato sacado de una película francesa de los años sesenta gracias al efecto que resulta de teñir la foto en blanco y negro. O se intensificó el efecto nostálgico de un retrato, bastante desenfocado, gracias al color sepia. Un retrato de una colega con el pelo largo se convirtió, gracias a un efecto parecido a las manchas de tinta, en una portada de Lp de los años setenta.

El resultado fue que, después de tres horas, salimos del taller considerándonos mucho mejor fotógrafos de lo que somos. La mayoría de los efectos y de los retratos salieron bien por casualidad, no por la destreza de los usuarios. Y esto es lo que me parece es la gran revolución cultural del siglo XXI. Es la era del hobbismo.

Gracias a los medios técnicos tan accesibles a cualquier usuario, áreas de la creatividad cerradas a los profesionales, se han abierto en todo su esplendor. No hace falta ser escritor para publicar, ni hace falta ser fotógrafo para hacer asombrosas fotos, ni hace falta ser músico para hacer música. Lo cual hace que la oferta de creatividad haya aumentado exponencialmente. Así como el siglo XX democratizó el consumo de arte, el siglo XXI democratiza la producción.

Es cierto que la calidad de lo producido deja la mayoría de las veces mucho que desear pero ya no es arte que otros tengan que consumir sino que tiene como objetivo la expresión personal. Y el consumo ha dejado lugar a la participación. Lo que ahora necesitaremos es una guía para movernos entre este enorme amontonamiento de producción artística.

Bueno, me voy a hacer un par de fotos, a ver si este año gano el Pullitzer.

Una foto de un fotógrafo ¨de verdad¨ para alegrarnos la vista:
Doisneau, 1950, El beso de la Ville

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Viaje en el tiempo

Mientras mi colega M.D. esperaba su tren de las ocho y diecisiete, ha hecho su entrada en la estación de Rótterdam esta locomotora. M.D. ha perdido su tren pero ha conseguido estas instantáneas para mi blog.











martes, 8 de septiembre de 2009

Abróchate el cinturón y feliz Vueling


El fin de semana pasado fui a Barcelona. Esta vez volé con Vueling, una compañía española de aviación de bajo costo. El vuelo salió puntual y el viaje fue cómodo. Hasta ahí todo normal. Ahora bien, lo que me sorprendió es que el personal de vuelo me tuteara. No solo para darme las consabidas instrucciones sobre como se pone el cinturón de seguridad, donde están las salidas de emergencia y qué hacer con las mascarillas de oxígeno en caso de descomprensión de la cabina, etc. Es que incluso en los asientos me tuteaban. Como se ve en las fotos, las instrucciones en las butacas también delatan un bussines model a base de contacto directo e informal con el pasajero.

También me sorprendió que me dijeran de donde eran cada uno de los tripulantes. Por la megafonía nos indicaron que la piloto era de Málaga, la asistente de vuelo, Pura, era de Barcelona y Miguel de Alicante. ¿Por qué?, me pregunto. ¿Por qué es interesante para el pasajero saber de qué autonomía es la tripulación?, ¿es para que todas las autonomías, independiente de su estatuto, se sientan bienvenidas?
Otro misterio de Vueling es la campaña de márketing para anunciar vuelos baratos. Mi marido, que habla español, no entendía la oferta: Vuele dos veces for the face. A ver como se le explica a un extranjero lo que quiere decir for the face, por la cara. La campaña será ingeniosa e informal pero dudo mucho que los pasajeros de otros países entiendan que les ofrecen un segundo vuelo gratis por que sí (por la cara).

Leo que el director de Vueling, es Josep Piqué, antiguo presidente del PP (Partido Popular) en Cataluña y ex-ministro en el gobierno conservador de Aznar. Aquí, como dicen los holandeses, se me rompe el zueco.

Si incluso las derechas conservadoras ya me tutean como cliente, ¿a dónde vamos a parar con la informalización del trato?

domingo, 6 de septiembre de 2009

Meritocracia


En la edición del domingo de El País leo un buen artículo de Elvira Lindo sobre Michelle Obama.
Tal como apunta Lindo en su arículo, la verdadera revolución social ocurrida en Estados Unidos no fue la llegada de Barak Obma a la Casa Blanca, sino la llegada de Michelle Obama. Ella es la que es americana, tanto por nacimiento como culturalmente, ya que fueron sus antepasados los que formaron parte la historia más desagradable e injusta de los Estados Unidos. Es Michelle Obama la que representa la movilidad social de la clase media afroamericana porque Barak Obama es hijo de matrimonio mixto, y en cierta forma, ¨primera generación¨ americano.

Yo veo a Michelle Obama como una mujer moderna. Irradia seguridad en sí misma y en sus capacidades. Una mujer que ha luchado para conseguir lo que tiene y para llegar a ser quien es y que lo sabe.
La comparan con Jaqueline Kennedy, pero me parece fuera de lugar porque eran otros tiempos, cuando tener estilo para vestir y hablar francés ya era un gran paso adelante en la sofisticación de las primeras damas. Jacqueline Kennedy era una aristócrata nacida con este porte y Michelle Obama es quien es por méritos propios.
Es muy oportuno que en una meritocracia sus representantes sean personas que han crecido en ella y que pueden dar testimonio de que funciona.

miércoles, 2 de septiembre de 2009